El procedimiento utilizado por el detenido era acercarse por la espalda a sus víctimas y darles un fuerte empujón o tirón, que hacía que estas cayeran al suelo, para una vez allí sustraerles el bolso, asegurándose el éxito del hecho, toda vez que anulaba la capacidad de defensa de estas personas, según ha informado la Policía en nota de prensa.

Fruto de la información y pruebas recabadas durante estos últimos meses se ha podido llevar a cabo la identificación del autor, al que las víctimas han reconocido posteriormente, procediendo por ello a la detención del mismo.