Por un lado, se pondrá en marcha un dispositivo preventivo de venta y consumo de alcohol a menores de 18 años, así como de venta y consumo de estupefacientes. Se establecerá, además, una especial vigilancia para el seguimiento y levantamiento de actas, si procediera, a los locales que incumplan la normativa en base a lo recogido en la Ordenanza Municipal sobre Venta, Publicidad, Distribución y Consumo ‘No Responsable de Bebidas Alcohólicas’.

Asimismo, según ha informado el Consistorio de Cuenca en nota de prensa, habrá controles de seguridad ciudadana y de vehículos, especialmente ciclomotores. También está prevista la vigilancia especialmente en las zonas de concentración de jóvenes tanto en el casco urbano como en la periferia.

Desde la Concejalía de Seguridad Ciudadana y a través de la Policía Local y los Agentes de Movilidad se pide colaboración ciudadana, en especial de padres, madres o tutores de los menores, para identificar cualquier indicador susceptible de posible consumo de alcohol o drogas.