El PP presentará mociones en los ayuntamientos de la provincia de Cuenca apoyando la continuidad de la prisión permanente revisable, después de que esta figura jurídica esté en peligro de ser derogada en el por los votos del PSOE, Unidos Podemos, PNV, Compromís y Bildu y la abstención de Ciudadanos.

Con esta iniciativa, el PP pretende que desde los ayuntamientos conquenses se muestre el apoyo a la prisión permanente revisable y que se inste a los diferentes con representación en el Congreso de los Diputados a que reconsideren su postura sobre la derogación de esta figura jurídica, que lo único que persigue es convertirse en un instrumento útil ante delitos gravísimos, como pueden ser los casos de , , , Ruth y , o y Amaia, entre otros.

Una de las primera instituciones en las que se ha presentado esta moción en nuestra provincia ha sido en la Diputación de Cuenca, donde fue a aprobada pese a la oposición de los socialistas y de Izquierda Unida, “yendo en contra de la voluntad de la gran mayoría de los ciudadanos, que demandan compatibilizar la prisión permanente revisable con el cumplimiento íntegro de las penas”. Otra postura que no se entiende es la de Ciudadanos y sus cambios constantes de opinión en un tema tan sensible como éste y que cuenta con tanto apoyo social, explican los populares.

Recogida de firmas para llegar a todos los rincones

Además de las mociones, el PP de Cuenca ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas en apoyo y defensa de la prisión permanente revisable para poder llegar a todos los rincones de la provincia y a aquellas personas que no están familiarizadas con el uso de internet.

Y es que, como han indicado desde las filas populares, esta campaña se sumará a las casi dos millones de firmas recogidas en contra de la derogación de la prisión permanente revisable a través de la plataforma change.org, lo que viene a confirmar que esta figura cuenta con un apoyo social mayoritario. A la luz de las diferentes encuestas de los últimos años, tiene un aplastante respaldo social, ya que 8 de cada 10 españoles es partidario de que continúe.

Por ello, el PP recuerda que es el único partido que defiende el sentir mayoritario de todos los ciudadanos, tanto el de sus votantes, como el del resto de partidos, porque PSOE, Podemos y C’s, al propiciar ahora la derogación de la prisión permanente revisable, están yendo contra la opinión de sus propios votantes, despreciando sus demandas y mostrándose como partidos insensibles que no escuchan a la sociedad.

Antecedentes

Según han explicado desde la formación popular, esta figura se introdujo en la reforma del Código Penal en 2015 por el vacío legal que existía en España ante la continua exposición de la sociedad a los más execrables crímenes, desde el terrorismo hasta los asesinatos más abominables. El PP, a raíz de ello, haciéndose eco de esta justa demanda social y demostrando una vez más que es un partido que escucha y que siempre está con las víctimas, tomó la iniciativa y lo puso negro sobre blanco en su programa electoral para las Elecciones Generales de 2011, que finalmente salió adelante en 2015 solo con los votos del PP.

“Sólido aval jurídico, institucional y doctrinal”

Desde el PP conquense han incidido en que la prisión permanente renovable cuenta con todos los avales y garantías posibles, que refuerzan al 100% su legitimidad y legalidad. De hecho, está avalada por el Derecho comparado, por el y jurídica y doctrinalmente, además de ser plenamente democrática y constitucional, como ha ratificado el , el y el (con el aval, por cierto, de los Consejeros socialistas Zapatero y Fernández de la ) en sus informes. Hay que recordar que países de nuestro entorno como Italia, Reino Unido, Francia, , Austria, Suiza o Dinamarca ya cuentan con esta figura jurídica que aplican a los delitos más graves.

“Proporcionada, revisable y que posibilita la reinserción”

Los populares han insistido en que el debate sobre la prisión permanente revisable no tiene nada que ver con el cumplimiento íntegro de las penas, puesto que ambas son compatibles, y ha subrayado que es una pena extraordinaria, para supuestos de extrema gravedad tales como asesinato de menor de dieciséis años o persona especialmente vulnerable, asesinato que tiene lugar después de cometer el autor un delito contra la libertad o indemnidad sexual sobre la víctima, asesinato que se comete perteneciendo a una organización criminal, homicidio del Rey o del heredero de la Corona, terrorismo con resultado de muerte, homicidio de jefe de Estado extranjero u otra persona internacionalmente protegida por un Tratado que se halle en España, en los casos graves de genocidio y delitos de lesa humanidad.

Además, han puntualizado que es una pena “proporcionada” a la gravedad del crimen, porque prevé un tiempo mínimo de cumplimiento de la pena sin salir de prisión, que puede ir desde los 25 hasta los 35 años según el número de delitos cometidos y su naturaleza; y que se establece como “revisable” porque, tras el cumplimiento íntegro de esa parte mínima de la condena, la pena se puede revisar, abriendo la posibilidad a que el penado obtenga la libertad, siempre y cuando se acrediten garantías de que no cometerá nuevos hechos delictivos.

También han recordado que es una pena que “posibilita y aspira a la reinserción”, por cuanto ésta es la condición sine qua non para que se pueda obtener la libertad. No se condena eternamente, ni el Estado jamás se desentiende del preso, porque como en el resto de penas, la prisión permanente renovable pretende como fin último la reeducación, la resocialización y la reintegración del penado en la comunidad.