González Mena lamenta que el equipo de no haya apoyado su propuesta cuando “se dedica a no ejecutar las inversiones que promete y lo único que gasta lo hace en comprar conventos”.

El equipo de ha rechazado incluir entre sus actuaciones para 2018, con cargo al remanente que alcanza unos “escandalosos” 40 millones de euros, la aportación de Diputación al Plan de Empleo del Gobierno regional y la construcción de parques de bomberos en la Serranía y en La Alcarria, tal y como proponía el Grupo Socialista. Algo que a juicio de su portavoz, , es “vergonzoso”, máxime cuando “el PP se dedica a no ejecutar las inversiones que promete y lo único que gasta lo hace en comprar conventos”.

González Mena ha puesto en valor el Plan de Empleo en la medida en que permite que “desempleados que lo están pasando mal puedan tener un puesto de trabajo temporalmente, que sirve para que durante esos meses puedan llevar un salario para su familia”. Por ello, ha afirmado no entender el “empecinamiento” de Prieto a no adherirse al mismo.

Con respecto a los parques de bomberos, ha informado de que construir dos más, en la Serranía y en La Alcarria, costaría algo menos de 3 millones de euros cada uno, “una cantidad perfectamente asumible con el remanente actual” y que “supondría solucionar un problema gravísimo que tenemos desde hace años en la provincia”.

Otra de las propuestas del PSOE y que el PP ha rechazado ha sido sufragar con esta financiación el traslado de la planta de tratamiento de residuos urbanos, una actuación “muy demandada” tanto por los ciudadanos como por los núcleos de población cercanos, como es el caso de Villar de Olalla, que “necesitan con urgencia que se lleve a cabo”.

Los diputados socialistas han instado también a la Diputación a resolver un asunto que atañe a los ayuntamientos de la provincia y que es la falta de secretarios, por lo que pedían incrementar la plantilla actual, “pero el PP, con a la cabeza, se ha opuesto a ello”.

Finalmente, la propuesta socialista incluía el “compromiso incumplido” de Prieto de rebajar el precio de cobranza a los ayuntamientos, tanto en voluntaria como en ejecutiva.

González Mena ha señalado durante el Pleno que “una administración pública no es una empresa que deba obtener beneficios, sino que tiene que invertir el dinero en cubrir las necesidades de los municipios y de sus vecinos”. Además, ha añadido, “que de un Presupuesto de 71 millones de euros quede un remanente de 40 millones significa que no se ha ejecutado la gran mayoría de las inversiones que estaban previstas, lo cual denota una nefasta gestión”.