El presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, , ha querido felicitar a la conquense Adriana Alonso por haber ganado el I Mastercard Innovation Challenge 2018, una competición internacional de innovación entre universitarios para buscar talento capaz de revolucionar el sector de los medios de pago.

Y lo ha hecho durante el encuentro mantenido con la joven de de Abajo en el Palacio Provincial, donde le ha dado la enhorabuena por partida doble, puesto que no solo se ha hecho con esta competición internacional a la que han concurrido más de un centenar de proyectos de países como Estados Unidos, Perú, Argentina, Méjico o España, sino, además, por haber sido la única mujer de la fase final. Algo que, a su juicio, demuestra su gran valía, pese a su juventud, así como su trabajo, dedicación, esfuerzo e inquietud.

Y es que para el presidente de la Diputación esta estudiante de Ingeniería Aeronáutica es un claro ejemplo del talento que tienen los jóvenes de nuestra provincia y que hay que potenciar en la medida de lo posible desde distintos ámbitos y, por supuesto, desde las instituciones, porque no hay que olvidar que se convierten en referentes no solo de nuestros jóvenes, sino también de toda la sociedad en general.

No es de extrañar, en consecuencia, que Prieto le haya deseado muchos éxitos en su trayectoria profesional y, como no, con el proyecto con el que ha ganado esta competición internacional, Finger Power. Una propuesta que, según ha explicado su creadora, opta por el uso de la huella dactilar como medio para la realización de pagos, transferencias o cualquier tipo de transacción bancaria. No en vano, tal y como ha señalado Alonso, el reconocimiento de la huella dactilar es el método de identificación biométrica por excelencia, sobre todo, por ser fácil de adquirir y usar, además de tener gran aceptación entre los usuarios.

En este sentido, la joven valerosa le ha detallado a Prieto que desde un principio tenía muy clara la idea del proyecto, porque que, según ha dicho, “pretendía que se eliminasen los objetos, porque nosotros teniendo una huella que es única e intransferible, no necesitamos llevar ninguna carga mayor”.

Adriana Alonso se ha hecho, por lo tanto, con una beca de 10.000 euros para impulsar su desarrollo profesional, además de tener a su disposición un programa de tutorías con profesionales de Mastercard que le ayudarán a adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para sacar adelante su idea.