El presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, , ha querido agradecer el nombramiento como Conquense del Año 2018 que le ha otorgado la en y que le entregará el próximo sábado, 26 de enero, durante la celebración de la festividad de San Julián, Patrón de Cuenca, en tierras levantinas.

Un reconocimiento que le produce, según ha dicho, una doble satisfacción, por un lado, porque constata el hecho de que la comunidad originaria conquense en Alicante mantiene muy vivos sus lazos de unión con sus raíces y su tierra y, por otro, por el motivo que les ha llevado a concedérselo, que no ha sido otro que por “su trabajo en defensa del patrimonio cultural de la provincia de Cuenca, así como su desarrollo y prosperidad”, máxime cuando en 2018 se ha conmemorado el Año Europeo del Patrimonio Cultural.

Y es que, tal y como ha recalcado, una de las principales apuestas de la Diputación en los últimos ocho años ha sido la rehabilitación y puesta en valor del patrimonio histórico-artístico como oportunidad de desarrollo y vertebración de la provincia, así como herramienta para el afianzamiento de la población en el medio rural potenciando los recursos existentes en el territorio. Muestra de esta apuesta, según ha dicho, bien pueden servir los más de veinte millones de euros invertidos en más de ochenta intervenciones en este periodo.

En este sentido, Prieto ha querido agradecer, además, a los integrantes de la Casa de Cuenca en Alicante-Los Amigos de las Casas Colgadas su trabajo y dedicación para valorar su tierra, desde el patrimonio hasta sus tradiciones, pasando por sus productos agroalimentarios, convirtiéndose en los mejores embajadores de la provincia difundiendo su gran potencial en cuanto tienen la mínima oportunidad.

No es de extrañar, en consecuencia, que les anime a continuar trabajando en esta línea, ensalzando su identidad conquense, porque, en su opinión, es fundamental, no perder ese nexo de unión con sus orígenes; y de ahí, el apoyo de la Diputación tanto a las Casas de Cuenca como a las Casas de Castilla-La Mancha distribuidas por toda la geografía nacional.

Una estrecha relación que ha llevado en los últimos años a que éste no sea el único reconocimiento recibido por la Diputación por parte de las comunidades originarias; en concreto, la Casa de Cuenca en premió en 2016 a la institución provincial por su promoción de la cultura en el marco de los galardones anuales concedidos con motivo de las Jornadas Culturales de San Julián y en el mismo ejercicio el diputado de Cultura, y Tecnologías, Francisco Javier Doménech, fue nombrado Conquense del Año por su labor, colaboración y ayuda en pro de la cultura de Cuenca, provincia y asociaciones.