El presidente de la Diputación de Cuenca, , ha recordado al delegado de la Junta en Cuenca, , tras sus críticas a la institución provincial en el asunto de la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos, que “la Diputación lleva más de dos años esperando la respuesta del Gobierno regional para buscar conjuntamente una nueva ubicación al vertedero”. Y es que, tal y como ha recalcado, la institución conquense solicitó por escrito a mediados de 2016 a la Junta de Comunidades, como órgano sustantivo en materia de medioambiente, la constitución de una comisión técnica para encontrar una ubicación adecuada a la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos de Cuenca, pero solo se ha recibido la callada por respuesta.

De ahí que Prieto considere que no sea de recibo que, después de no atender la petición de colaboración de la Diputación en todo este tiempo, Godoy se dedique ahora a tergiversar y confundir a la opinión pública en torno a este asunto tan delicado y que tantos problemas de malos olores está ocasionando a los vecinos de la urbanización de Las Pernalosas y a los usuarios de la estación del AVE Fernando Zóbel de la capital. No es de extrañar, por lo tanto, que le recrimine esa postura demagógica, que lo único que conlleva es “hacer perder el tiempo” en un tema tan sensible para la población.

Entre tanto y frente a esa actitud poco seria, Prieto ha subrayado que la Diputación conquense está trabajando en la búsqueda de una solución a este problema de malos olores y ha concurrido a la convocatoria de expresiones de interés del Gobierno regional en busca de fondos comunitarios que le permitan acometer un proyecto de mejora de esta planta sustentado en los pertinentes informes técnicos. Todo ello, según ha recordado, para acabar con el problema que generó en su momento el propio PSOE, que fue quien, al fin y al cabo, tomó la decisión de ubicar, donde ahora está, este vertedero, con Cenzano al frente del Ayuntamiento de la capital, en la Diputación y en la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Es por ello que confía en que el Gobierno castellano-manchego opte finalmente por la lealtad institucional y colabore con la Diputación conquense en este asunto otorgando los fondos comunitarios necesarios para dar respuesta a este problema en una clara apuesta por la aplicación efectiva de los recursos públicos y cuyo expediente fue presentado en agosto de 2018.