Responsabilidad, compromiso y sentido común son los elementos que considera fundamentales el presidente de la Diputación de Cuenca, , a la hora de afrontar el reto demográfico y luchar contra la despoblación. Y es que se muestra totalmente convencido de que la despoblación se puede combatir, como así se ha hecho en otras épocas de nuestra historia.

De ahí que abogue por una repoblación con sentido común, apoyándose tanto en las nuevas herramientas del siglo XXI como en la grandeza de nuestro territorio y de la gente que lo habita, para revertir este fenómeno y “convertir el medio rural en un destino atractivo, un lugar para vivir, un lugar para invertir y un lugar para convencer a las personas que tienen en él un oportunidad”.

No es de extrañar, en consecuencia, que asegure detestar a aquellos que hoy en día parecen intentar sacar provecho de que una tragedia como la despoblación esté de moda y les ha instado a que retiren de su vocabulario y su agenda política el término despoblación. Y es que, a su juicio, en todas las instituciones y partidos políticos debe de existir un “compromiso real para con el medio rural”, porque están llamados a jugar un papel fundamental en esta carrera contrarreloj.

El presidente de la Diputación ha hecho estas declaraciones durante su asistencia en al debate televisivo ¿Despoblación, reto demográfico y medio rural’, dirigido y moderado por el periodista , presidente de Next Educación, y que ha copatrocinado la institución provincial. Debate en el que han intervenido el ex portavoz del Grupo Parlamentario en el , Ignacio Cosidó; , ex comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico y miembro de la ; , secretario general de y ; y , candidata de Ciudadanos (Cs) por al .

Prieto ha insistido en la necesidad de afrontar este reto demográfico desde el positivismo, abandonando términos como la “España vacía” y hablando mejor de la “España de las oportunidades”, porque es de la opinión de que hay que trabajar diariamente y esforzarse por hacer más atractivo nuestro territorio potenciando los recursos ya existentes en él y transformándolos en auténticos revulsivos del medio rural, llevando consigo no solo el afianzamiento de la población en el territorio sino también la atracción de nuevos pobladores.