El muestra en ella su rechazo al triple trasvase aprobado a primeros de mes por el . El Grupo Popular se ha opuesto también en el Pleno de Diputación a otra moción que pedía a Prieto que cumpliese su compromiso de rebajar a los municipios la cuota por la recaudación de impuestos.

El Grupo Popular en la Diputación Provincial de Cuenca ha tumbado en la mañana de hoy las dos mociones presentadas por el PSOE, una en defensa del agua de Castilla-La Mancha y en contra del triple trasvase aprobado recientemente por el Gobierno de Rajoy, y otra para que el presidente cumpla su compromiso de rebajar a los municipios la cuota por la recaudación de impuestos.

En el primer caso, el diputado socialista ha explicado cómo, con los embalses por debajo del 18% de su capacidad, con el “fantasma” de la escasez del agua y “sin saber cómo va a venir esta primavera”, el aprobó a primeros de este mes un triple trasvase de 60 hectómetros cúbicos al levante español. Algo que supone que “circulan más metros cúbicos de agua por segundo por la tubería hacia que por el cauce natural del Tajo”.

Moya ha advertido que con ello “se pone el riesgo el abastecimiento humano para este verano”, recordando cómo el pasado varios pueblos “tuvieron que ser abastecidos por cisternas debido al expolio del trasvase en los municipios ribereños”. Algo que además “tiene una influencia directa en empeorar el problema de despoblación que ya tenemos”.

Pese a ello, el , con Benjamín Prieto a la cabeza, ha votado en contra de esta moción que pedía rechazar el triple trasvase e instar al Gobierno de España a promover y consensuar un Pacto Nacional del Agua, así como establecer legalmente la imposibilidad de trasvasar aguas no excedentarias.

Precio de cobranza

Por lo que respecta a la segunda moción, en la que se pedía a Prieto cumplir su compromiso de rebajar a los municipios la cuota por la recaudación de impuestos, también ha sido votada en contra por el Grupo Popular. Y eso que fue el propio presidente ‘popular’ el que tras una reunión con alcaldes socialistas en noviembre de 2016 expresó su “firme voluntad” de rebajar el precio de cobranza, asegurando que se haría “con fecha de efectos el 1 de enero de 2017”.