El PSOE e IU han apostado por cerrar “progresivamente” las centrales nucleares españolas, mientras que PP y UPyD consideraron que el mix energético debe contar con “todas” las energías, incluida la energía nuclear.

Así, lo han manifestado durante la jornada sobre celebrada en el (ICOG). Concretamente, el secretario federal de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del PSOE, , ha señalado que no se puede “cerrar los ojos a los riesgos no deseables” que la energía nuclear produce en la población. En esa línea, aludió al accidente nuclear de Fukushima en Japón que, a su juicio, ha supuesto al país “una segunda financiera” y ha calificado de “error estratégico” no medir los riesgos de las nucleares. Para Morán, “España debería prescindir de la energía nuclear de aquí a 2028”.

En la misma línea se ha expresado el coordinador federal de Medio Ambiente de IU, , para quien el cierre de las nucleares es “un paso previo y necesario” a la designación de un Almacén Temporal Centralizado (ATC).

Por su parte, la portavoz del Grupo de Medio Ambiente y Energía de UPyD, , ha apuntado que el emplazamiento del ATC “debe decidirse ya”. Además, para UPyD, la energía nuclear debe mantenerse en el mix energético pero informando claramente a la población del “riesgo coste-beneficio de esta energía”.

La portavoz de del PP, , coincide en la necesidad de que el mix energético integre todas las energías, “también la nuclear” pues, en su opinión, las energías renovables “necesitan de una energía de respaldo”. En ese sentido, de Lara comentó que España es “el estado europeo más dependiente energéticamente”, siendo un 77 por ciento la energía exportada y un 23 por ciento, la autóctona.

Por otra parte, Morán ha propuesto una “fiscalidad verde” porque “los impuestos necesitan incorporar el factor medioambiental”. En este sentido, ha indicado que esta fiscalidad debe ser “transversal” y aplicarse a todos los ámbitos. No obstante, el PSOE plantea aplicar tasas a dos tecnologías de generación de energía como son la gran hidráulica y la nuclear, aunque para Morán la gran bolsa de ingresos de la política ambiental es “el ahorro y la eficiencia energética”.

Sin embargo, la portavoz del PP ha criticado las medidas “improvisadas y demagógicas como repartir bombillas de bajo consumo o las pegatinas de 110Km/h”, del Gobierno y se mostró partidaria de un “plan estructural de eficiencia energética”. Para el PP la eficiencia tiene que ver con “optimizar los recursos energéticos, la generación de empleo y mitigar el cambio climático”.

En relación a las renovables, De Lara, ha asegurado que hace falta un “marco regulatorio estable”, que dé seguridad al sector y evité casos como la “burbuja fotovoltaica” donde, según ha apuntado, el Gobierno “no coordinó las competencias de las comunidades autónomas”.

Ambos partidos estuvieron de acuerdo en la conveniencia de promulgar una Ley del Cambio Climático que agrupe la legislación dispersa sobre emisiones y las necesarias medidas económicas, sociales e industriales para la lucha contra este problema.

NUEVA LEY DEL AGUA

Por otra parte, para el PSOE es fundamental redactar una nueva Ley del Agua, “porque la actual data de 1985”, previa, por ejemplo, a los efectos del cambio climático. Según Morán, hay previsión de que “los recursos hídricos del país se reduzcan en un 30 por ciento en los próximos años”, por lo que se hace necesario “preservar el ciclo natural del agua”.

En este caso, el PP apuesta por mantener “el principio de unidad de cuenca como eje prioritario de los planes hidrológicos” y ha señalado que no se contempla el trasvase del Ebro, “propuesto hace 16 años”, por una “cuestión económica”, no hay fondos europeos para realizarlo.

Desde UPyD también se considera prioritario “una única administración del agua desde el Estado para garantizar la unidad de cuenca” y ha criticado la “inadecuada gobernanza del agua, que genera más problemas”. Asimismo ha abogado por “acabar con la politización de las conferencias hidrográficas”. Por su parte, Ordóñez ha indicado que el agua es un “derecho humano y un bien público” por lo que la unidad básica de gestión, la cuenca hidrológica, debería “garantizar” también la “participación ciudadana”.

En esa línea, el coordinador federal de IU ha manifestado que es necesaria una “gestión pública” de los recursos naturales, para que “agua, energía, aire y suelo no se conviertan en mercancía”. Además, ha propuesto un modelo energético “descentralizado y público”. Mientras, UPyD ha reclamado “competencias exclusivas del Estado en materia de medio ambiente” para evitar “intereses territoriales y partidistas”.

En relación al carbón, de Lara ha dicho que “el carbón nacional es malo, es mejor el que se importa”. Afirmación que no comparte Morán, que ha señalado que “España debe ir prescindiendo del carbón de importación y potenciar el nacional”.