Así ha arrancado el monarca su discurso durante el acto de entrega de los Premios Nacionales de Cultura, que ha tenido lugar en la Catedral de Cuenca, donde ha señalado que “ante quienes se sitúan fuera de la legalidad constitucional y estatuaria y fracturan la sociedad”, él está “seguro de que los derechos que pertenecen a los españoles serán preservados”.

El Rey ha ligado estas reflexiones a la definición de cultura, que es “la historia y el arte”, y ha puntualizado que “para poder expresarse, la cultura necesita libertad”, “libertad que costó mucho conseguir a los españoles”. “Una aspiración alcanzada después de muchos sacrificios y esfuerzos, gracias al compromiso y la generosidad de todos. Un gran triunfo colectivo que es irrenunciable”, ha manifestado .

Asimismo, ha insistido en que las libertades de “todos los ciudadanos serán garantizadas y protegidas”. “Nuestra vida en común en libertad es el fundamento de nuestro progreso y pilar esencial de nuestra pertenencia a ”.