La diputada regional del PP por la provincia de Cuenca, ha contestado a las declaraciones realizadas por el delegado de la Junta en Cuenca, , y por el vicepresidente del Gobierno regional, , y les ha recordado que el Gobierno del estuvo, durante toda la legislatura pasada, poniendo orden al caos económico que dejó el PSOE, pagando las miles de facturas que guardaron en los cajones sin pagar y garantizando la sanidad a los castellano manchegos después de que Barreda la dejara casi en la quiebra.

Roldán ha recordado que el PSOE dejó a Castilla-La Mancha, en el año 2011, con 5.000 millones de euros de deuda sanitaria; un total de 158.795 facturas sin pagar en el Sescam, de los que más de 9 millones son de factura de luz, 35 millones de prótesis e implantes y 12,2 millones de lavandería; un montante de 200 millones de deuda con hospitales privados; un agujero de 400 millones de euros de deuda con las farmacias y una deuda de 77 millones de euros en los centros de salud.

“Y como comprenderán, con esta nefasta herencia y con un sistema sanitario en prácticamente la quiebra, el , en un ejercicio de responsabilidad, se vio obligada que acometer grandes ajustes y adoptar medidas impopulares para poder reconducir la situación y que el sistema sanitario siguiera funcionando con normalidad y con garantías para los pacientes, como así se consiguió”, subrayaba la diputada regional, al afirmar rotundamente que el PP nunca iba a prometer lo que no se pudiera hacer.

Por ello, la parlamentaria regional ha reprochado a los dirigentes del PSOE, justo a aquellos mismos que ya en el tenían responsabilidades políticas, que no fueran capaces de poner freno al descontrol y al despilfarro que imperaba en la Junta y de plantar cara a su entonces jefe de filas.

“En vez de eso, decidieron callar y consentir, por ejemplo, que las obras del nuevo se paralizarán en 2011 porque los empresarios encargados de la obra estaban hartos de que el no les pagara”, remarcaba la diputada.

Desde el Partido Popular -afirmaba Roldán- “entendemos el enfado del y de sus responsables políticos, que no saben ni dónde meterse, porque sus mentiras han quedado en evidencia: hace un año prometieron la reanudación de la obras del Hospital y no han hecho absolutamente nada”.

Para el Partido Popular lo primero siempre ha sido el consenso con los profesionales sanitarios, la apuesta por las nuevas tecnologías y los avances pioneros, la priorización de la calidad asistencial de los pacientes, la reducción de las listas de espera de forma sensata (no con peonadas o manipulaciones) y la apuesta por la innovación en vez de por el ladrillo, que a fin de cuentas es lo que demandan los ciudadanos.