Los Servicios Periféricos de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales en , en colaboración con los clubes de motos Sabajeros, Vulkan, Calamita, Megascooter y Club Rebels, han visitado a los niños tutelados por la Junta de Comunidades para llevarles los regalos que los habían dejado días atrás.

Estos menores no pueden permanecer con sus familias y se encuentran en centros de protección como consecuencia del insuficiente número de familias acogedoras, según ha informado el Servicio de Salud de (Sescam) en nota de prensa.

Los niños, además de con los juguetes, han disfrutando viendo las 50 motos que han participado en esta caravana y han tenido oportunidad de charlar con los motoristas e incluso de montarse en alguna de ellas.

Tras la entrega de regalos, niños y mayores han participado de una gran chocolatada con churros en las instalaciones de Aldeas Infantiles. Además, estos motoristas solidarios han visitado y repartido más regalos entre los usuarios de los centros de discapacitados CADI Crisol y Apromips.

Éste es el sexto año que se realiza esta caravana a los centros y el primer año que incluyen en su recorrido a los niños tutelados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Por ello, desde los Servicios Periféricos de Cuenca agradecen a estos cinco clubes de motos que hayan querido colaborar en el reparto de juguetes.

ACOGIMIENTO FAMILIAR

Desde el Sescam recuerdan que son susceptibles de acogimiento familiar los menores tutelados de 0 a 18 años. Son casos en los que sus familias están atravesando situaciones de mayor o menor gravedad, que les impide atenderlos adecuadamente y, además, no existe posibilidad o conveniencia de que puedan ser acogidos por algún familiar.

Puede solicitar ser familia acogedora cualquier persona que haya cumplido los 25 años, que esté empadronada en la región, y que no esté tramitando un procedimiento de adopción. No existe un acogedor ni familia acogedora modelo o tipo, por lo que deberán superar un proceso de selección y una formación adecuada que garantice la idoneidad de la familia acogedora.