Así lo recoge la ‘Declaración de Cuenca sobre desarrollo rural inclusivo’, un documento político aprobado por el , que se ha reunido este jueves en la Diputación provincial de Cuenca y que ha contado con la participación de CERMI Castilla-La Mancha y la Fundación CERMI Mujeres.

El objetivo de la futura estrategia, además de garantizar la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad y sus familias, debe ser fomentar el arraigo y la continuidad de la población con discapacidad en entornos rurales que actualmente corren peligro de despoblamiento y abandono.

Todo ello con arreglo al marco de referencia de la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

“En España, las mujeres y los hombres con discapacidad que residen en áreas y zonas rurales constituyen un grupo poblacional numeroso, que supera el millón de personas, con índices de exclusión social y carencia de apoyos y recursos adecuados mucho mayores que los de la población urbana con discapacidad, lo que supone una presión constante y creciente para abandonar este medio”, lamenta el movimiento CERMI.

Además, advierte de la especial situación de vulnerabilidad que afrontan las mujeres y niñas con discapacidad, lo que en su opinión, hace necesario que las políticas públicas que se impulsen en esta materia, además de la perspectiva de discapacidad, tengan en cuenta la visión de género.

La búsqueda de nuevos yacimientos de empleo en el mundo rural, incluido el emprendimiento y la economía verde; favorecer la interacción entre el tejido asociativo de la discapacidad y las instituciones, y la puesta en marcha de fórmulas de gobernanza y colaboración innovadoras entre diferentes agentes participantes en el desarrollo rural son puntos esenciales para favorecer la inclusión de las personas con discapacidad y sus familias.

En este sentido, el movimiento CERMI aportará al Foro Nacional de Despoblación el enfoque del sector social de la discapacidad en relación con las estrategias contra el despoblamiento del medio rural y planteará la necesidad de contar con estudios y estadísticas suficientes que permitan conocer en profundidad la realidad de las personas con discapacidad en el entorno rural.