Los beneficiarios del Sistema de Dependencia en la provincia de Cuenca ya son más del doble que al inicio de la legislatura pues desde julio de 2015 a noviembre de 2017 se han incrementado un 52,70%, pasando de 6.034 a 9.214 personas.

Así lo ha indicado la directora provincial de Bienestar Social, Amelia López, tras analizar los datos del Sistema de Dependencia en Castilla-La Mancha correspondientes al mes de noviembre de 2017, a partir del avance facilitado por el IMSERSO.

López ha valorado que el Gobierno de haya logrado en 29 meses “activar” el Sistema de Dependencia de Castilla-La Mancha para dar respuesta a las personas que más lo necesitan.

La representante de la Consejería de Bienestar Social en la provincia también ha subrayado el importante descenso que han experimentado los expedientes pendientes de PIA (Programa Individual de Atención), que son los que conforman la llamada “lista de espera de la Dependencia”. Estos expedientes pendientes se han reducido en más de un 84%, pues de los 3.944 que había en julio de 2015 se ha pasado a 630 el mes pasado. También ha descendido el número de solicitudes pendientes de valorar en más de un 21% pese al aumento en un 2,14% del número de solicitudes activas.

Por último, López se ha referido al aumento del número de prestaciones concedidas en la provincia de Cuenca, que se han incrementado en más de un 24% desde julio de 2015, pasando de 10.008 prestaciones a 12.422, es decir 2.414 más.

En este sentido, ha hecho hincapié en un incremento de las prestaciones de Teleasistencia en más de un 133% y de ayuda a domicilio, pues considera que con ello “el Gobierno regional está haciendo posible que las personas mayores en situación de dependencia sigan viviendo en su entorno familiar y en sus municipios”.