La decisión se tomó una vez que se probó el sistema en las inmediaciones de la plaza Obispo Valero, actuación en la que estuvieron presentes representantes de los maromeros, personal de cuadras, corredores y peñas, así como técnicos municipales. Como tal, varios de los presentes simularon una carrera por la zona, comprobando el efecto de esta fórmula antideslizante.

Así, este mismo lunes ha comenzado la imprimación en la calle Obispo Valero y, teniendo en cuenta que la seguridad mejora con la humedad, durante las fiestas de San Mateo se mojará la superficie cada cierto tiempo, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.