De este acuerdo, que supone el tercero de estas características que se firma en Castilla-La Mancha tras los suscritos en 1998 y en 2007, se van a desprender importantes beneficios directos para los trabajadores como la mejora de sus condiciones laborales y de la estabilidad de sus contratos, la apuesta por la inserción de personas con discapacidad, el fomento de la igualdad de género en la contratación y la profundización en la formación de los trabajadores, ha informado la Junta en nota de prensa.

En cuanto al ámbito de aplicación, afecta a todos los contratos de prestación de servicios de la , sus organismos autónomos y resto de entes que integran el sector público regional.

Los sectores que recoge son limpieza; seguridad y vigilancia; mantenimiento; jardinería; hostelería, comedores y cocina; atención telefónica; consejerías e información; gestión de lavanderías; servicio auxiliar sanitario y sociosanitario; transporte sanitario y atención a personas mayores, discapacitados y dependientes.