Así lo ha indicado en una rueda de prensa ofrecida para presentar las cuentas, que ya fueron a pleno el día 29 de agosto de la liquidación del presupuesto de 2018, y de las que se traslada que la deuda viva del Ayuntamiento de Tarancón a 31 de diciembre de 2018 era de 1.745.760, 81 euros.

El primer edil ha manifestado que estos datos “no son fruto de lo que dice este alcalde, son fruto del trabajo de los técnicos y están disponibles para consultar por cualquier miembro de la y por los ciudadanos a través de los cauces habituales”, y ha señalado que los hitos claves para llegar a esta cifra han sido las amortizaciones anticipadas del pago a proveedores del año 2012 en el que la deuda en Tarancón era superior a los 13 millones de euros.

De hecho, desde su llegada al Ayuntamiento de Tarancón se han ido amortizando todas las cantidades ordinarias en plazo previsto, así como otras de forma anticipada. En el año 2015 se abonó antes de tiempo 1.159.210,36 euros; en el año 2016 fueron 154.840,57 euros; en 2017 un total de 2.014.078,99 euros; y en 2018 la cantidad de 3.313.234,47 euros.

El alcalde ha reiterado que al finalizar el año 2019, además de estar en situación de deuda cero, “es más que probable que podamos terminar con remanente de tesorería positivo”. Puesto que las cantidades aproximadas de los dos últimos años de los impuestos que recauda el Organismo Autónomo de la Diputación de Cuenca han sido superiores a los 3,5 millones de euros, por lo tanto “nos encontraremos ante uno de los municipios de más de 15.000 habitantes más saneados”.

Además, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, el primer edil se ha referido a los objetivos económicos que se marca el consistorio municipal para los próximos años, entre los que está la elaboración de unos presupuestos “realistas” en los que tendrá mucha importancia la inversión.

Entre las obras de inversión se encuentra la mejora de las redes de alcantarillado para evitar inundaciones; un plan de asfaltado y acerado; un plan de accesibilidad por barrios; el acondicionamiento con asfaltado o hormigón de los parking disuasorios; y mejoras en el Casco Antiguo.

A través de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) se revisarán las retribuciones y funciones de los empleados municipales y se convocará una Oferta de Empleo Público de y otros servicios que se han podido ver mermados por la crisis y la situación presupuestaria.