“El trabajo del gobierno está hecho, ahora es cuestión de sumar la voluntad de los partidos, especialmente la del PSOE que ha manifestado su voluntad de sumarse”, ha puntualizado.

Así lo ha indicado la Ministra a los medios de comunicación antes de asistir al XIV Congreso Nacional de Comunidades de Regantes de España en (), al ser preguntada por el estado de este acuerdo. Al acto, han asistido el presidente de la Generalitat Valenciana, , y el delegado del Gobierno en la Comunitat valenciana, .

Al respecto, la titular de Agricultura ha señalado que las líneas de ese acuerdo “ya han sido definidas e identificadas” por el Gobierno, por lo que su trabajo “ya está hecho” y, por tanto, ha considerado que ahora “es cuestión de sumar la voluntad de los partidos, especialmente del PSOE”.

“Queremos un pacto por el agua porque tenemos un compromiso con la ciudadanía, con cada regante y con cada español habite dónde habite y sea cuál sea su necesidad”, ha remarcado para señalar que su intención es lograr un pacto que perdure y no se interrumpa en el tiempo.

Tejerina ha reivindicado el trabajo realizado por el Ejecutivo en materia de agua y ha destacado que se han aprobado los planes de cuenca, con la variable climática contemplada, así como las reservas fluviales o los planes de inundación.

En este sentido, ha considerado “especialmente importante” el papel de los regantes y ve “fundamentales” que las reglas permitan una gestión “sostenible, transparente y eficaz” para “aprovechar cada gota” de agua y “producir más”.

A su juicio, España debe ser “líder en innovación agrícola”, y ha pedido a los regantes que lo incorporen “a su ADN” porque la tecnología permite “alcanzar los mismos rendimientos con menos consumo de agua”.

REGADÍO “IRRENUNCIABLE”

García Tejerina ha calificado el regadío como “irrenunciable”, porque sitúa a España como “una potencia mundial” en alimentación. Ha dicho que lleva “riqueza a todos los rincones”, aumenta la densidad de población -con un 6 veces más de jóvenes y presencia de mujeres-, y hace que “seamos lo que somos”. Por ello, ha enfatizado que los agricultores saben que debe ser una actividad “más sostenible”.

García Tejerina ha subrayado que los gobiernos del iniciaron en 2002 el Plan Nacional de Regadíos que modernizó 1,5 millones de hectáreas y que “ahorran 3.000 hectómetros cúbicos de agua” cada año.

En ese sentido, ha incidido que el Gobierno apuesta por dar “un impulso” que “consolide” la modernización del regadío para que España siga siendo “enorme potencia alimentaria”. La ministra ha cifrado en 800.000 las hectáreas que restan por modernizar, con lo que se permitiría aumentar el ahorro de agua “potencial” de 1.000 hm3 más al año y “sin dejar de regar”.