El Salón de Actos del Palacio Provincial ha servido de escenario para la presentación de la tercera edición del libro de Anastasio Martínez Sáez titulado ¿El Díptico Bizantino de la Catedral de Cuenca’, que ha reeditado la Diputación como número 2 de la novedosa Colección Ediciones Célebres, en la que se incluyen aquellos títulos que a lo largo de los 25 años del han sido los más demandados y reconocidos por los lectores y que se estrenó con la reedición actualizada del libro ¿Arquitectura del Siglo XVI en Cuenca’.

Una cita muy especial, por lo tanto, a la que no ha querido faltar el presidente de la Diputación, , que ha acompañado al autor, junto al diputado de Cultura, Francisco Javier Doménech; el obispo de la Diócesis, ; la jefe del Servicio Provincial de , ; y el presentador del libro, Fernando Recuenco.

Prieto, que ha mostrado su satisfacción por ver salir una nueva edición de este magnífico trabajo de investigación, precisamente, veintidós años después de su primera publicación, ha expresado su deseo de que esta presentación sirviera de homenaje a este excepcional sacerdote y reconocido iconógrafo conquense que ha dedicado gran parte de su vida al estudio de esta extraordinaria joya del siglo XIV, como es el Díptico Bizantino, que se exhibe en el Museo Diocesano de Cuenca.

Una persona, a su juicio, digna de admiración que ha sabido compaginar su labor pastoral como sacerdote en numerosos municipios de la provincia con su pasión investigadora y artística en torno al arte pictórico del icono. No es extrañar, en consecuencia, que el presidente invitara a los presentes a tener su labor como referente y su vida como ejemplo de cómo dejar lo mejor de sí mismo en múltiples facetas.

Muestra, precisamente, de esa excepcional labor investigadora es, a su juicio, este libro que contribuye a poner en valor el rico patrimonio histórico-artístico de la provincia, como tal es el caso del Díptico Bizantino que, según ha dicho, muchas han sido las personas que han visitado Cuenca atraídos por esta joya del siglo XIV desde que Juan Domingo Castañola y Espinola lo donara, desde Moncalvillo de Huete, a la Catedral de Cuenca.

El obispo de Cuenca, por su parte, no ha dudado en elogiar la impresionante y constante labor investigadora del canónigo de la Catedral, Anastasio Martínez, reflejada, sin duda, en su obra, asegurando, además, estar orgulloso de que la Diócesis cuente con personas como él tan cultas y de tanta valía intelectual.

El autor, que ha mostrado su satisfacción por esta tercera edición, ha explicado a los numerosos presentes en el Salón de Actos que, en esta ocasión, ha actualizado su libro con un total de ocho novedades, resultado de su constante investigación sobre el también conocido como Relicario de los Déspotas de Epiro. Entre ellas, Martínez Sáez ha llamado la atención sobre el hecho de que ha determinado que la imagen rayada existente en el Díptico Bizantino corresponde a Tomás Preljubovic, que junto a su esposa, la basilisa María Angelina, realizaron el encargo de este relicario.

Asimismo, ha detallado que, después de muchas investigaciones, también ha podido identificar el escudo existente en las tapas del Díptico Bizantino que corresponde a la familia que ordenó bordar sus tapas; bordados, por cierto, a los que también ha dedicado una especial atención en esta edición del libro.

Por todo ello, no ha dudado en aseverar que, después de tantos años de estudio sobre esta joya venida a la Catedral de Cuenca desde Moncalvillo de Huete, poco se puede ya aportar, al menos en lo esencial. Y es que, según ha recalcado, ha sido casi toda una vida dedicada a su estudio, viajando por el mundo en busca de conocimiento en torno a esta pieza clave en el arte bizantino.