El desprendimiento se produjo a las 9.08 horas y propició el corte de la carretera tras recibirse el aviso del servicio de y Emergencias 112. Según ha explicado Merino, se desconocen los motivos por los cuales se produjo la caída de las rocas, aunque esta zona sufre una importante meteorización, con material calizo fragmentado, que se ha visto acrecentada por los pasados temporales de lluvia y nieve, ha informado la Junta en nota de prensa.

“Afortunadamente, el desprendimiento no ha atrapado a ningún vehículo que fuera circulando por la carretera”, ha comentado el director general.

David Merino ha querido agradecer el “gran trabajo realizado por todo el operativo que fue coordinado para la retirada de las rocas de la calzada” y que hizo posible que “se procediera a la apertura al tráfico de la vía completa alrededor de las 23:30 horas”.

Desde la Dirección General de Carreteras y Transportes de la Consejería de Fomento se ha estimado que el volumen total del desprendimiento ha sido de 10.000 metros cúbicos de material, de los que en torno a 1.000 m3 invadían la calzada. Para demoler las rocas de gran tamaño que quedaron en la vía ha sido necesaria la utilización de retroexcavadoras provistas de martillos rompedores.

Nada más producirse el desprendimiento, hasta el lugar se desplazó personal de Obras Púbicas para evaluar el alcance del mismo y señalizar el corte de la carretera. Tras informarse por parte del responsable de la zona al personal técnico del , se dio cuenta de la magnitud del desprendimiento y para cuya retirada era necesario movilizar al técnico COEX de la empresa externa del contrato de Servicios de a Medio Propios de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, para que ésta proporcionara los recursos necesarios para la retirada del material que invadía la carretera y que, así, fuera posible reabrirla al tráfico rodado.

RECURSOS MOVILIZADOS PARA

Los recursos que desde el Gobierno regional se han movilizado han sido un camión mixto polivalente con pluma y seis operarios, que se encargaron de señalizar el corte de carretera; dos retroexcavadoras giratorias sobre ruedas con cazo y martillo rompedor; una retroexcavadora giratoria de cadenas con cazo y martillo rompedor; tres camiones de tres ejes; un camión pluma con grupo electrógeno con torre de luz de cuatro focos para los trabajos nocturnos, una barredora autopropulsada; y 15 trabajadores.

Los recursos anteriores, coordinados por el Servicio de Carreteras adscrito a la Dirección Provincial de la Consejería de Fomento, estuvieron trabajando durante toda la jornada del domingo hasta que se procedió a la apertura del tráfico de la calzada completa.

Durante la jornada de este lunes, 25 de junio, han proseguido los trabajos de retirada del material que quedó situado más próximo a la calzada, así como para evaluar por parte del personal técnico la zona, todo ello en aras a realizar posibles nuevas actuaciones.