A preguntas de los periodistas, Rouco ha explicado que “de momento no hay dato ninguno que evidencie la necesidad de los órganos judiciales de la región o de la policía judicial”.

En consecuencia, el presidente del ha asegurado que “lo que tenga que ser, lo será siempre en el curso de esa investigación”, y que respecto a la Comunidad Autónoma aún no se puede aportar ninguna información.

Por este motivo, se ha mostrado partidario de que, si se requiriera colaboración desde los juzgados de Alcira que investigan los asesinatos de Toñi, Miriam y Desiré en 1992, habrá que estudiar “en qué sentido y de qué manera” se lleva a cabo.

El pasado viernes el juzgado de Alzira encargado de la investigación del triple crimen anunció que reabría la causa judicial. La magistrada del juzgado de instrucción número 6 de la localidad valencia trata ahora de determinar las circunstancias en las que se produjo la fuga de Anglés y quién le pudo ayudar.