La tecnología sigue avanzando sin pausa y con ella la inversión en divisas virtuales como Litecoin o Bitcoin, entre muchas otras. De hecho, el precio de Bitcoin en Euro es diariamente analizado por los inversores que apostaron por esta primera moneda virtual, con “altos y bajos normales hasta que las criptomonedas consigan establecerse, como ocurrió al principio con las empresas punto-com”. Son palabras de Pablo Alonso, cofundador y CEO de Cryptosolartech, una start-up pionera que prevé instalar la mayor granja de España para minar criptomonedas a base de energía solar.

La empresa de base tecnológica o start-up Cryptosolartech es un proyecto innovador lanzado por los emprendedores Alain Aguirre y Pablo Alonso, dos experimentados profesionales que han diseñado un ambicioso modelo de negocio. La primera fase del proyecto consiste en la instalación de varias plantas fotovoltaicas en Sevilla con una capacidad combinada de 45 MW (megavatios). La electricidad que produzcan estas plantas abastecerá la granja de minería de criptomonedas ubicada en una nave industrial de Málaga.

Concretamente, Cryptosolartech adquirió recientemente una nave industrial de 3.800 metros cuadrados en la ciudad andaluza “por su estabilidad climática”. Esta construcción albergará 3.000 servidores, aunque la intención de la compañía es que alcance “40.000 servidores hasta 2022”, apunta Pablo Alonso, que añade que la consecución de las licencias energéticas y los papeleos ocupan buena parte de su tiempo disponible, ocupado con negociaciones para agilizar el proyecto.

Uno de los acuerdos más recientes se estableció con la empresa española Respira Energía, que comprará la energía producida por las plantas fotovoltaicas para dar suministro a la granja malagueña. El contrato, de quince años de duración, se traduce en que la electricidad necesaria para abastecer a los 3.000 servidores costará cero euros. La empresa, además, ha adquirido noventa hectáreas de terreno en Sevilla para instalar las plantas fotovoltaicas en diferentes puntos de la provincia: Marchena –que ya está produciendo–, Cantillana, Alcalá de Guadaira, Palomeras y Salteras.

Ronda de financiación y 60 millones de euros

Para financiar el proyecto, Cryptosolartech abrió una ronda de inversión entre abril y agosto de este año. Para ello, la compañía emitió 1.260 millones de tokens entre 0,05 y 0,10 euros y puso a la venta el 80 por ciento. Finalmente, la compañía logró vender cerca de 900.000.000 de tokens que han supuesto sesenta millones de euros. Las inversión en la compañía procede de cerca de doscientos pequeños inversores, cuatro de mayor calado y del fondo Montbrun Private Capital, con sede en Sigapur.

La compra de los tokens se realizó mediante un “smart contract” habilitado para la gestión y todos los tokens que no fueron vendidos se eliminaron. Además, la empresa no volverá emitir más tokens en el futuro. En cualquier caso, los responsables de la compañía calificaron de “muy positivo” el resultado final de esta suerte de ICO que ha aportado la financiación suficiente a un proyecto que aúna ecología y los últimos avances tecnológicos.

Operativo en 2019

Cryptosolartech es un utility token ERC-20 que funcionará sobre la Blockchain de Ethereum y podrá ser intercambiado en diferentes divisas. El inicio de las operaciones está previsto para el mes de abril de 2019, aunque dependiendo de las negociaciones y licencias podría adelantarse unas semanas. La empresa comenzará con el Bitcoin para ir incorporando gradualmente veinte monedas digitales. En realidad, señala Pablo Alonso, la granja de Málaga no deja de ser “un datacenter especializado en criptomonedas”.

La compañía ha firmado recientemente un acuerdo de colaboración con la compañía China Risen Energy Spain a través de su filial en España. La compañía china se encargará de la construcción de dichas plantas, desarrollándose en varias fases hasta llegar a los 300 MW. El acuerdo también incluye un desarrollo conjunto de I + D en Blockchain y tecnología IoT.