El elabora un indicador de incertidumbre con frecuencia mensual y para el ámbito de España, que integra cuatro dimensiones clave: desconfianza empresarial, volatilidad bursátil, cambio de ritmo y de expectativas en la actividad económica e incertidumbre mediática.

La gran ventaja comparativa de este indicador de incertidumbre de CEPREDE es que recoge integralmente las cuatro dimensiones de manera homogénea, de manera muy visual y bastante auto-explicativa. Véase gráfico. Por supuesto, cada una de ellas en sí mismas son muy interesantes y tienen subindicadores relevantes.

Respecto a su última revisión, en el mes de marzo se ha incrementado en 17,3 puntos la incertidumbre global, pasando de los 32 puntos registrados en febrero a 49,3 en marzo. Esta cifra supera también los 45 puntos alcanzados en enero. El nivel de incertidumbre global de marzo es muy similar al registrado hace 12 meses (49,8 puntos).

Este aumento significativo de la incertidumbre global se debe principalmente a un empeoramiento en la confianza empresarial (+41 puntos respecto a febrero), concretamente son los indicadores empresariales de industria y servicios los que han provocado un incremento de la desconfianza, y a una mayor volatilidad bursátil-financiera (+31 puntos). Por el contrario, la incertidumbre mediática y macroeconómica se ha reducido ligeramente respecto a febrero (-3 y -4 puntos respectivamente), pero este descenso no ha resultado suficiente para compensar el aumento de los otros dos componentes.