El ha dado por finalizado el proceso de recapitalización del sistema financiero español. Desde 2008 el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha inyectado más de 21.500 millones de euros a las cajas de ahorros españolas que ahora, en su mayoría, ya operan como bancos.

Fernández Ordóñez, en un alarde de cinismo y falta de respeto a los consumidores y el conjunto de la ciudadanía, afirma que “no hay problema” al referirse a la capacidad del FROB de elevar sus fondos hasta los 88.000 millones de euros, y califica las inyecciones millonarias realizadas hasta ahora simplemente como de cantidades muy importantes “para un ciudadano normal”

Las valoraciones de las cajas de ahorros ponen de manifiesto el escándalo que rodea a la gestión de estas entidades que intenta ser soterrado por el supervisor

El Banco de España ha dado por finalizado el proceso de recapitalización del sistema financiero español previsto en el Real Decreto-I 2/2011, con unos resultados calificados como de dantescos para el consumidor por ADICAE: en los últimos seis meses el FROB ha tenido que inyectar 7.551 millones de euros y se ha derivado a nuevos bancos el negocio financiero de la práctica totalidad de las cajas de ahorros (hasta un 98’3% de los activos del sector). A estas cifra hay que sumarle los 13.964 millones de euros que ya gastó el FROB en la reordenación de las cajas de ahorros españolas, que se desarrolló durante buena parte de 2010.

En términos generales esta última parte del proceso ha finalizado con una inyección de capital de 13.389 millones de euros –los 7.551 procedentes del FROB y otros 5.838 de inversores privados-. Desde 2008 el FROB ha destinado más de 21.500 millones de euros a la reestructuración del sistema bancario en nuestro país. Una cifra escandalosa que no debe pasar inadvertida.

De las 13 entidades que, desde marzo, necesitaban una ampliación de capital, cuatro bancos han recapitalizado sus matrices, dos han preferido salir a Bolsa haciendo pagar a los consumidores por salvar su propio dinero –Bankia y Banca Cívica-, dos han optado por la captación de inversores privados –BMN y Liverbank-, tres han sido recapitalizadas por el FROB –Novacaixagalicia, y - y otra ha cubierto sus necesidades de capital mediante una fusión (Caja EspañaDuero). Además, la está intervenida por el Banco de España, tras haber sido sustituidos sus administradores y recapitalizada por el FROB.

Las cajas de ahorros, un expolio consentido e incitado por el Banco de España

La mayor parte de las cajas de ahorros han traspasado su actividad financiera a un banco, incluso muchas de las que no estaban obligadas a hacerlo. De esta manera , , , Banca Cívica, Grupo , , , , , , Unnim, CAM, , Kutxa y ya operan como bancos, mientras se espera a Caja 3 –SIP de , y Caja de Badajoz-, que ya está constituida como banco pero está pendiente de la aprobación de la segregación de su negocio bancario.

El FROB ha entrado, además, en el capital de Novacaigalicia (93%), CatalunyaCaixa (90%) y Unnim (100%). Capítulo aparte merece el proceso de adjudicación por el que está atravesando la CAM, intervenida por el Banco de España y que aun así se ve envuelta en diversos escándalos, como el de las indemnizaciones pactadas por sus directivos.

En conjunto y en relación al proceso que se está impulsando sobre las cajas de ahorros, la realidad pone de manifiesto que una reforma que debería ser para la sociedad se enfrenta a iniciativas alejadas de principios mínimamente responsables. En relación a esta reforma de las cajas, y en la perspectiva de la orientación de las medidas de cambio planteadas por ADICAE ha destacado que “frente a los planteamientos de vuelta al pasado de las cajas o de expolio de su patrimonio a manos privadas, ADICAE viene defendiendo otras cajas de ahorros, no las diseñadas por el Fondo Monetario Internacional y el con la sumisión de Zapatero y el impulso del Banco de España, convertido ya claramente en la auténtica patronal bancaria”

Los consumidores pagan por partida doble: ayudas del Estado y aumento desproporcionado de las comisiones bancarias

De las 45 cajas de ahorros existentes antes de la reestructuración del sistema financiero, actualmente sólo 15 mantienen su actividad financiera. Además las entidades fusionadas han reducido sus plantillas en un 16’9% de media, mientras que su red de oficinas ha mermado en un 17’2%. Una reducción de gastos que, sin embargo, no ha repercutido positivamente en los consumidores. Al contrario, las cajas de ahorros avanzan hacia un modelo cada vez más caro y elitista, con el desproporcionado aumento de las comisiones bancarias de hasta un 60% desde 2007.

ADICAE considera absolutamente inadmisible que la ciudadanía continúe pagando por los desmanes de la Banca, una de las principales causantes de la crisis. El Banco de España, supuesto supervisor del sistema bancario español, debería determinar responsabilidades para los directivos que han llevado a estas cajas de ahorros a tan delicada situación económica. La ciudadanía no quiere, ni debe, seguir pagando los desmanes de la Banca.