José Luis Rodríguez Zapatero asegura que este análisis “no tiene nada que ver con la gestión de . La cuestión que plantea el informe del Fondo Monetario Internacional es más de fondo” y ha recordado que “el FMI es el principal organismo económico internacional y tiene como actividad central prevenir los riesgos, las crisis y advertir a los países. Este informe dice textualmente que el FMI no previó ni advirtió sobre los riesgos existentes, ni sobre la magnitud, ni el momento de la crisis”.

El jefe del Ejecutivo ha señalado que del informe se desprende que “en 2007, un año antes de la crisis, el FMI mandaba mensajes de optimismo y aseguraba que estábamos en una etapa de crecimiento que iba a durar. Pero después de las “subprime” se seguía afirmando que la economía crecía y se hablaba de desaceleración económica, no de crisis”. Rodríguez Zapatero ha afirmado que “desde 2004 a 2007, todos los mensajes eran positivos”.

Para el presidente del Gobierno, 1.200 economistas de primer nivel de todos los países del mundo que trabajan en el FMI “estuvieron asegurando” hasta el tercer trimestre de 2008 que la situación “estaba contenida” y “esto debe servir para sacar conclusiones, sobre todo porque nos ha ocupado mucho tiempo. El juicio de alguno puede ser mas ponderado, más amable, al saber que el organismo de más prestigio no fue capaz de advertir la crisis”.

Cumbre europea

José Luis Rodríguez Zapatero ha informado de que el próximo día 11 de marzo Europa dará una respuesta global a la estabilidad de la zona euro. Ese día se celebrará una cumbre europea para coordinar “la convergencia de las economías y la competitividad de los países de la eurozona”.

Rodríguez Zapatero y Durão Barroso han coincidido en afirmar que hasta que se celebre la cumbre “tendremos unas semanas decisivas por delante para que esa respuesta global, esa convergencia, y esa fortaleza de apoyo al euro tenga un gran respaldo fruto de un gran consenso de los países del euro”.

El presidente del Gobierno ha trasladado al presidente de la Comisión Europea “la máxima disponibilidad y actitud constructiva para que esa cumbre sea un éxito” y ha recordado que España “está trabajando con la Comisión, al igual que con todos los organismos europeos, para fortalecer las instituciones” y ha asegurado que nuestro país está “llevando a cabo un gran numero de reformas para cumplir la tarea que nos corresponde”.

Egipto

Tanto el presidente del Gobierno como el de la Comisión Europea han coincidido en señalar que esperan que la transición democrática en Egipto se realice de forma pacífica. Rodríguez Zapatero ha asegurado que “estamos siguiendo en estas horas lo que está sucediendo en Egipto y deseamos que las aspiraciones democráticas de una gran parte de la sociedad lleguen a culminarse cuanto antes y que las autoridades interpreten bien el sentir popular”. El presidente del Gobierno ha afirmado que “ apoya los procesos democráticos, los procesos de transición pacifica y deseamos que éste sea el destino de Egipto”.

En este sentido Durão Barroso ha afirmado que “la UE ha pedido a las autoridades egipcias que escuchen a su gente, sus aspiraciones democráticas. La Unión Europea prestará apoyo para la transición, que esperamos sea pacifica. Los egipcios quieren vivir en paz y con respeto”.