Toda persona que invierte en acciones espera, en algún momento, ver recompensado su esfuerzo obteniendo un buen botín en forma de dividendos. Sin embargo, ¿sabes qué son exactamente? ¿Y conoces el modo en el que evolucionan y se desarrollan? Aquí vamos a explicarte todo lo que debes conocer al respecto.

¿Qué es exactamente un dividendo?

Se entiende por dividendo la distribución una determinada cantidad de las ganancias que, anualmente, genera una compañía. La cifra es decidida por la asamblea de accionistas de la empresa y, dentro de ella, una parte es retenida con el propósito de acometer futuras reinversiones del capital, mientras que la otra si es abonada a quienes sean titulares de paquetes accionariales.

La compañía destinará una cuota mayor al pago o a la reinversión en función de la etapa que esté atravesando. En este sentido, cuando una empresa se encuentra en fase de crecimiento y desarrollo dentro del sector, algo que, probablemente, tendrá que ver con el lanzamiento de un producto novedoso que aún no ha sido copiado por la competencia, generará una gran cantidad de ganancias que, por lo general, serán reinvertidas en su mayor parte para estabilizar y explotar al máximo el negocio.

Cuando esta fase finaliza y se llega a la madurez y la estabilidad, las cifras de pago de cada dividendo crecen exponencialmente ya que no es necesaria una reinversión tan fuerte. Podemos citar como ejemplo a , una empresa famosa en todo el mundo que, tras el lanzamiento de iPhone en 2007, experimentó un auge que hizo que no pagase dividendo hasta 2012. Este proceso culminó con su entrada en el índice en 2015 y, hoy en día, es uno de los valores más seguros del mundo.

El dividendo en acciones

Sin embargo, para compensar la ausencia o escasez de pago de dividendo en las fases de desarrollo y crecimiento, las empresas suelen optar por la fórmula de pago de dividendo en acciones. Esto quiere decir que a los inversores se les entrega, de forma gratuita, paquetes accionariales nuevos que sustituyen a la remuneración económica. En el futuro, cuando si se repartan, las ganancias serán mucho mayores.

Variaciones de precio, alternativa al dividendo

Los inversores tienen otra posibilidad a su alcance para generar ganancias si no quieren esperar al pago de dividendo. En concreto, se trata de la del mercado de variación del precio de las acciones. De lo que se trata es de prever el crecimiento o la baja en el valor de cada una de ellas y ser capaz de comprarlas y venderlas en el momento adecuado. Los beneficios de esta fórmula son menores pero presenta la ventaja de poder contar con el dinero de forma prácticamente inmediata.

El modelo de inversión elegido dependerá de las necesidades del interesado.