Este año aún no ha acabado, pero numerosos inversores ya están pendientes de las tendencias que dominarán el 2020. El próximo año se presenta como un periodo de incertidumbre para el sector financiero a nivel mundial, ya que todavía se desconoce el desenlace de conflictos como la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la problemática del Brexit. En consecuencia, las inversiones tendrán que realizarse con especial cautela. Entre las opciones clásicas para invertir, se presentan las acciones y los bonos, pero existen otro tipo de activos que podrían ser excelentes alternativas.

Uno de los sectores más relevantes es el perteneciente a las materias primas, las cuales mueven inmensas cantidades de dinero. Tal y como se puede observar en DailyFX, donde se muestran las exportaciones e importaciones de global commodities, el oro generó en 2018 más de 300 millones de dólares gracias a las importaciones de China y Singapur, por lo que se plantea como una interesante opción. La única materia prima que lo superó fue el petróleo, dado que entre China y Estados Unidos se importó una cantidad valorada en más de 400 millones de dólares.

Por un lado, el precio del petróleo hoy, expuesto también en DailyFX, supone un factor atractivo a la hora de invertir, dado que mantiene cierta estabilidad y por lo tanto es una apuesta que no conlleva notables riesgos. De todos modos, la cotización del petróleo puede tener periodos en los que sea más volátil, así que aquellos que no deseen riesgos pueden optar por el oro. Una de las mayores ventajas del metal dorado es que éste permite al usuario planificar a largo plazo, puesto que tiene muy poca volatilidad. Este hecho se debe a que la cantidad de oro siempre está limitada a su extracción, así que no es una sorpresa para los inversores y por ende su valor consigue mantenerse estable, a diferencia del precio del petróleo.

En el caso de desear beneficios considerables y no temer la volatilidad, el bitcoin puede ser una magnífica opción para invertir en 2020. A mediados del año que viene sucederá el halving de la criptomoneda, lo que significa que se reducirán las recompensas de los mineros que extraen bitcoins. De este modo, se creará una sensación de escasez que de acuerdo con el medio Criptopasion podría derivar en una destacable subida de precio. Asimismo, expertos como Anthony Pompliano creen que en 2021 la criptomoneda podría alcanzar 100.000 dólares, por lo que invertir en ella podría traducirse en importantes ganancias.

Por último, invertir en proyectos de inteligencia artificial puede suponer relevantes beneficios a largo plazo, ya que su presencia es cada vez mayor en todos los sectores de la vida diaria. Según Frontier Economics, la IA alcanzará un valor de 37.000 millones de dólares en el año 2025, ya que seguirá evolucionando en distintos campos, tal y como el de la salud o el de los automóviles. Así pues, junto a las materias primas como el petróleo hoy y al bitcoin, la IA es una buena opción para invertir y obtener ganancias en el futuro.