Las primeras revoluciones liberales

Los primeros países donde se creó una estructura política liberal, a finales del s. XVIII, fueron y . El Imperio napoleónico supuso la extensión del liberalismo por gran parte de , pero, a partir de 1815, las potencias absolutistas intentaron suprimir las reformas liberales.

• La independencia de Estados Unidos y la revolución francesa

En 1776 Estados Unidos proclamó su independencia del Reino Unido. En 1787 se proclamó la Constitución estadounidense, que incluía la separación de poderes, el sistema parlamentario y el respeto a las particularidades de los habitantes de las antiguas colonias a través del establecimiento de un sistema federal.

La revolución francesa, iniciada en 1789, ha sido considerada el paradigma de la revolución burguesa. En 1791 fue aprobada la Constitución, en cuyo preámbulo figuraba la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Se establecía la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, la propiedad, la seguridad, la separación de poderes y el sufragio restringido. Paralelamente, se llevaron a cabo una serie de reformas económicas que socavaron los pilares del , consolidaron el poder económico de la burguesía, y acabaron con los privilegios de la nobleza y de la Iglesia.

• La reacción absolutista: la Restauración (1815-1848)

En 1799 el general concentró todo el poder político en su persona; en 1804 se autocoronó emperador de Francia. Sus ejércitos impusieron el liberalismo en los países conquistados y, aunque el Imperio napoleónico desapareció en 1815, muchas de las reformas liberales que había impulsado, tanto políticas como económicas, se consolidaron en numerosos países de y central.

En 1814, cuando era patente la derrota de Napoleón, los monarcas absolutos europeos, reunidos en , afirmaron que nadie podía oponerse al absolutismo, ya que el poder de los soberanos legítimos procedía de Dios. Además, crearon la Santa Alianza, un tratado de ayuda militar recíproca que preveía una intervención conjunta en cualquier país europeo amenazado por la revolución liberal.

El liberalismo moderado

Los liberales suscribían la doctrina de los derechos del hombre, proclamada por las revoluciones estadounidense y francesa. Defendían el parlamentarismo y la elaboración de constituciones escritas; en economía, propugnaban la libertad de comercio.

No obstante, el temor a una revolución social inclinó a los liberales a interpretar restrictivamente la soberanía nacional, optando por el sufragio restringido (no todos los ciudadanos tenían derecho de voto). Este primer liberalismo ha sido denominado moderado o doctrinario, en oposición al liberalismo de épocas posteriores.

• La oleada revolucionaria de 1820

A principios de la década de 1820 tuvo lugar una oleada de revoluciones liberales a lo largo de Europa. En España el pronunciamiento militar de Rafael del Riego obligó al rey absolutista a aceptar el restablecimiento de la Constitución de 1812. El Trienio Liberal (1820-1823) acabó tras una intervención armada de la Santa Alianza.

En se promulgó un estatuto liberal en 1822, que propició la independencia de . consiguió la independencia del Imperio turco en 1830.

La revolución repercutió también en el Reino de las Dos Sicilias, en Francia, en y en , pero estos movimientos fracasaron por la intervención de las grandes potencias en favor del absolutismo.

• La oleada revolucionaria de 1830

Los movimientos revolucionarios de 1830 fueron más importantes que los de 1820, tanto en extensión geográfica como en sus consecuencias políticas.

La oleada revolucionaria se inició en Francia, donde Carlos X fue depuesto y fue proclamado rey constitucional. La revolución triunfó también en , que consiguió la independencia de los y nombró rey constitucional a Leopoldo I. En Suiza se promulgó una constitución federal. En Portugal los liberales moderados llegaron al poder. En España el conflicto sucesorio que enfrentaba a carlistas e isabelinos obligó a la regente, María Cristina, a pactar con los liberales para conservar el trono para su hija . La revolución fracasó en la península Italiana, en y en los estados alemanes.

En esta oleada revolucionaria, junto a las reivindicaciones liberales de la burguesía, se manifestaron reivindicaciones nacionalistas en Alemania, , Bélgica y Polonia. También aparecieron entonces los primeros movimientos sociales en el Reino Unido (el movimiento cartista, fermento de los sindicatos).