El vídeo que acompaña a este escrito se ha realizado al medio día de este jueves, 12 de octubre de 2017, tras el trágico y fatal accidente del avión Eurofighter en el que ha perdido la vida el Capitán del Aire , tras no permitir que el aparato cayera en alguna de las muchas zonas donde había población y evitar con ello una pérdida de vidas humanas de proporciones inimaginables. Ha sacrificado su vida por los demás. Un auténtico acto de heroísmo.

Las imágenes del vídeo se corresponden con la zona urbana y concurrida más próxima a la Base Aérea de Los Llanos y de manera especial al cercano Parque de La Pulgosa, a unos 3 km escasos de los edificios que pueden verse en las imágenes. Es la zona de la carretera de Peñas de San Pedro que va precisamente (y es colindante) a la Base Aérea de Los Llanos (aunque el acceso a dichas instalaciones se realiza por la carretera de Murcia) y que es la que alberga los aviones del tipo Eurofighter y otros.

El Parque de la Pulgosa está colindando con la Base Aérea de Los Llanos y es justo, en las cercanías de este Parque, donde se ha precipitado el avión sin que haya habido más pérdidas de vidas humanas que la del propio piloto que, como hemos dicho, ha sacrificado la suya en beneficio de la de los demás.

Hecha esta exposición de motivos cabe preguntarse si tras este y otros accidentes que ya han tenido lugar en las cercanías de la Base Aérea de Los Llanos y cuyo balance, aun siendo dramático, todavía podía haber sido peor en número de pérdida de vidas humanas, cabría la posibilidad de plantearse una nueva y más alejada ubicación de dicha Base Aérea.

La zona urbana que aparece en el vídeo, como he comentado anteriormente, se encuentra a escasos 3 km del lugar del accidente del Eurofighter. No quiero ni alcanzo a pensar que podía haber ocurrido si por diversas circunstancias el avión siniestrado hubiera caído en dicha zona urbana repleta de población. Donde además se localizan colegios, iglesias, centros comerciales, viviendas, almacenes y naves de todo tipo, alojamientos de restauración, etc, etc. Pero es que, además, el propio Parque de La Pulgosa, como también he dicho, está colindando con la propia Base Aérea de Los Llanos. Un Parque que a diario está concurrido de gente haciendo deporte y disfrutando de la naturaleza.

Dejo este escrito para el análisis y reflexión de nuestros dirigentes para que, al menos, se lo cuestionen. Ya sé que la solución de fácil y sencilla no tiene nada, no me cabe la menor duda, pero también sé que más pronto que tarde habrá que buscarla. Que nunca tengamos que decir aquello de “ya te lo advertí”.