La EXCEPCIONALIDAD que ha hecho el Ayuntamiento de Albacete, aprobando un BOTELLÓN (es decir, dar la posibilidad a los jóvenes de beber, beber y beber todo tipo de bebidas y consumir otro tipo de cosas…) para la festividad de Jueves Lardero (día 8 de Febrero en Albacete), no me parece adecuada bajo ningún sentido. ¡Creo que es un error y me da igual que sea o no políticamente incorrecto el decirlo!

Ya sé que por parte del Consistorio se dan otras muchas alternativas (al botellón), pero es que tenían que ser justo esas y otras muchas, más coherentes, las que se pusieran en marcha y no otras.

El habilitar un espacio, por muy pequeño que sea, y en el horario que sea, para que nuestros jóvenes se reúnan a beber no es apropiado. Y me da exactamente igual que lo hagan o no en otras ciudades (si lo hacen), allá cada cual. En Albacete este problema (que lo es) debemos afrontarlo nosotros (los ciudadanos) y de manera especial es una gran responsabilidad del Ayuntamiento de Albacete afrontarlo con rigor y valorando sus consecuencias.

Se mire por donde se mire este PROBLEMA no es una cuestión de ideologías, ni de partidos políticos sino de SALUD y BIENESTAR para nuestros jóvenes y por extensión para la ciudadanía en general.

Resulta denigrante e indigno ver a nuestros jóvenes reunidos alrededor de botellas de alcohol sin más objetivo que beber y beber hasta perder la conciencia y que tengan que ser los servicios públicos sanitarios (ambulancias y profesionales médicos) los que tengan que atenderlos para evitar males mayores.

La SALUD y la JUVENTUD son bienes muy preciados para ponerlos en juego de esta manera.

¡Desde luego mi rechazo tajante a esta decisión!