Para todos en general, pero de manera especial a los políticos de toda clase y condición: ruego sosiego, dignidad, honradez, integridad, respeto y, sobre todo, mucha seriedad en sus manifestaciones en relación con esta lamentable crisis del coronavirus.

Piensen ustedes que en esta ocasión el pueblo español no está para aguantar su soberbia, cinismo, hipocresia, irracionalidad y despropósito con que, una vez sí y otra también, nos tienen acostumbrados, siempre con las excepciones que en todos los aspectos de la vida suele haber.

El “y tú más” ya no lo va aguantar más el pueblo español, al menos en esta grave crisis sanitaria.

Esta España nuestra que, a pesar de todo, está demostrando ser un gran pueblo, unido y comprometido cuando la ocasión lo demanda, está demostrando una solidaridad que merece todos los elogios.

La labor que están haciendo nuestros profesionales sanitarios, auxiliares, personal de limpieza, transportistas, farmacéuticos, cajeros de supermercados, personal de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, bomberos, , organizaciones humanitarias de todo tipo, etc., etc., es algo que el resto de las personas, que podemos y debemos quedarnos en nuestra casa, no olvidaremos jamás pasen los años que pasen. Sin duda están haciendo historia. Una gran historia.

Por todo ello, les ruego, una vez más, respeto para los ciudadanos de este gran país que es España. Dejen de mirarse el ombligo, al menos por esta vez, y miren por el pueblo español, todos juntos y por una causa común que no es otra que acabar con esta pandemia causada por el Covid-19.