En las décadas de los años 70 y 80 (y ya no vamos a hablar durante la dictadura franquista donde muchos se dejaron literalmente la vida) la Juventud española “luchaba” por un mundo mejor, más justo, más solidario, más humano, era una Juventud reivindicativa, comprometida… Lo que pasa es que aquella Juventud tenía ACTITUD, GANAS, ENERGÍA, AMBICIÓN SOCIAL Y POLÍTICA, COMPROMISO POR UN MUNDO MEJOR… pero hoy en día la Juventud está y vive acomodada. Posiblemente sea políticamente incorrecto decirlo, pero es la pura verdad y alguien lo tiene que decir.

Sí, es posible que nuestra Juventud sea la mejor preparada de la historia de este País, pero también es verdad que es (en términos generales, siempre con excepciones) la que menos ACTITUD y COMPROMISO SOCIAL y POLÍTICO tiene. Y no hablo de las Juventudes asociativas de los distintos partidos políticos de turno, sino de la Juventud en general, aquella que hacía “temblar” las aulas de las universidades, los institutos; la que revoluciono la Cultura de los años 70 y siguientes participando de forma activa y comprometiéndose con una cultura reivindicativa social y políticamente hablando. Y podía decir tanto y tanto… En fin, la Juventud siempre ha sido el timón de las sociedades y de su progreso y desarrollo pero me temo que en esta época de nuestra historia no es así, y sin una Juventud “rebelde” (con más causas que nunca) y “reivindicativa” no es posible el avance social, solidario, humano, justo, equitativo…

Aquellos años 70 y 80 consiguieron traer una Democracia (desde luego imperfecta) y un Estado de Derecho y libertades (que también deja mucho que desear); acabó con una dictadura, nos metió en Europa y en el mapa internacional social, económica y políticamente hablando, siempre con muchas lagunas, y nos hizo crecer como país. Y todo ello a pesar de que ahora muchos critican la forma y manera en que se hizo la Transición española. Cómo se nota que no estuvieron en la “línea de fuego” directa de aquellos años, con un Ejército que, cual espada de Damocles, estaba deseando que alguien cometiera un “error políticamente incorrecto” para intervenir y tirar por la borda todo lo conseguido. ¡Qué bien se ven los toros desde la barrera 40 años después. Qué ingratitud y qué falta de responsabilidad y de respeto por todos aquellos que consiguieron devolver a España a las libertades y al comienzo del progreso social, aun a costa de las vidas de muchos de ellos!

Algunos consideran y equiparan el movimiento del 15M como una revuelta inconformista de la juventud que puede llegar a parecerse a aquellos movimientos estudiantiles salidos de las aulas universitarias y de todo el espectro cultural vigente en la época de las décadas 60 y 70 de manera especial, sin embargo cuando hablamos del 15M estamos viendo una situación concreta que es justo eso, unos días de rebelión y de exteriorizar el hartazgo social que dieron lugar, entre otras cosas, a un nuevo partido político (PODEMOS), pero ahí acaba todo, con sus secuelas sociales que son analizables y seguramente positivas. ¿Pero qué logros trascendentales ha traído? ¿Existe compromiso desde todas las esferas de ámbito social para involucrarse, tomar partido y exigir de manera constante a nuestros dirigentes que trabajen por y para el Pueblo y no para sus respectivos partidos políticos, y que afronten de una vez por todas los graves problemas que tenemos en España? Desde luego no ha sido el Mayo del 68 en el que la Juventud marcó al Mundo como nunca antes.

Cuando hablamos de mayor compromiso social y político queremos decir “revolución” y “reivindicación” pacífica y constante de las distintas capas sociales de la sociedad, minuto a minuto, participando y tomando personalismo en cada situación política que se produzca; involucrado hasta la médula en las labores asociativas desde el lugar de trabajo hasta cualquier comunidad de vecinos o asociación juvenil, entre otras muchas. En la actualidad esa inquietud social y política que en aquellas décadas se palpaba en el ambiente y en todos los ámbitos de la sociedad, ahora no existe.

Y, sí, efectivamente hablo de COMPROMISO social integral de la sociedad en general que es igualmente inexistente. Si en la España actual hubiera ese COMPROMISO estoy convencido que mucho de los males derivados de la mala praxis política existente no pasarían.

Un gran error que todos estamos cometiendo es dejar la POLÍTICA solo en manos de los políticos. ¡Un grave error y un flaco favor que le hacemos a la Democracia!

O nos comprometemos todos más con los problemas del País, cada uno desde su parcela social, y les exigimos a nuestros dirigentes mucho más de lo que vienen haciendo, o ya estamos viendo la actual clase política por dónde y hacia dónde nos lleva…