Dado el cariz de algunos comentarios solo puede dar una opinión, que como tal, no tiene más que una visión personal basada en la experiencia profesional, familiar y social para con mis allegados: Cualquier asunto que he podido realizar en mi vida y que ha afectado a otras personas, más allá de mi propio “ego”, ha sido siempre hablado, constatado, analizado y consensuado.

Son las mínimas normas básicas de comportamiento racional que uno puede tener para poder llevarse bien con sus semejantes, sea en la parcela social que sea, entre otras cosas porque lo contrario se convierte en anarquía, desidia y desde luego una falta de respeto hacia los demás.

YO creo en la DEMOCRACIA bien entendida, en las relaciones entre los seres humanos en pro de la armonía y el bienestar, y todo eso, o es CONSENSUADO, o conduce, más pronto que tarde, al RENCOR, al ODIO y a la FALTA TOTAL DE EMPATÍA hacia los demás. Y con esto no quiero decir que yo esté de acuerdo con esta DEMOCRACIA IMPERFECTA que tenemos, ni con el Gobierno y dirigentes actuales, ni tampoco estoy valorando si estaríamos mejor con una República o con una Monarquía, eso es otro debate y otra cuestión. Lo que está claro es que a algunos eso de la Democracia les viene largo, muy largo. Presumen de ello pero a la hora de la verdad van como auténticos anarquistas y lo que es peor como fascistas imponiendo su criterio saltándose todas las normas vigentes y por haber.

¡Ni creen en la Democracia, ni la practican más allá de utilizarla cuando solo les interesa. Son falsos demócratas que esconden en su interior un verdadero fascismo. El yo primero, el yo después y el yo siempre. Qué peligro! Lo que algunos quizá no entienden (vuelvo a repetir una vez más) es que esta situación de Cataluña es mucho más grave y afecta a muchos más condicionantes de los que muchas personas se creen. Y lo peor es que está en juego el futuro de todos los españoles, especialmente de los catalanes que son los que más lo van a sufrir (aunque no lleguen a comprenderlo).

Ahora no estamos hablando de izquierdas o derechas, de republicanos o de monárquicos… ahora de lo que estamos hablando es de que como algunos se empeñen en seguir hacia adelante, rompiendo todas las normas legales vigentes nacionales e internacionales, y haciendo de su “capa un sayo” (SIN CONSENSO) solo por odio y rencor a un País, porque más que mirar hacia adelante lo que hacen es retroceder 80 años atrás en busca de culpables, estaremos todos abocados de nuevo al pozo sin fondo de la mediocridad social, política y económica de la que tanto nos está costando salir. Pero algunos no lo entienden y siento pena, mucha pena.¡El ODIO y el RENCOR no hacen avanzar a nadie!