Hoy entra en vigor el control horario laboral en todas las empresas sin excepción, pues fenomenal.

Haciendo de ‘abogado del diablo’ me pregunto qué resultados se piensan obtener y su facilidad a la hora de aplicarlo, especialmente en aquellos trabajos que se realizan en la calle, viajando… en todo o en parte, donde hay que tener en cuenta multitud de factores, por solo citar algunos ejemplos laborales entre los muchos que hay y que se irán viendo.

Igual a “algunos” les sale el tiro por la culata como se lleve a rajatabla el tiempo que realmente dedicamos los españoles a “producir” que no es igual que a “estar” físicamente en el lugar de trabajo. ¿Veremos?

España se encuentra entre los países donde los trabajadores más tiempo están es su lugar de trabajo al año de Europa, aunque la productividad por hora trabajada es menor en comparación con la de otros países, según se desprende del estudio ‘La productividad del trabajo y la conciliación laboral’, realizado por el EAE Business School.

Por cierto ¿y el control de productividad por hora trabajada, cuándo entra en vigor? Más que nada porque este es uno de los grandes problemas, entre otros muchos, que tenemos en este país, la falta de productividad y, por tanto, de competitividad, algo fundamental si queremos sobrevivir, tanto en el propio mercado nacional como, de manera especial en los mercados europeos e internacionales.

Recordemos que el 94,6% de las empresas españolas tiene de media dos empleados. ¡Qué no todas son Telefónica, , la Banca o las empresas del IBEX!

Es una cuestión de matemática pura llevada a la Economía más simple.

Y, ya puestos, podíamos pensar también en hacer algo para elevar nuestra pobre inversión en I+D+i, esa que nos permite ser competitivos y diferenciadores.

Soy consciente, como Economista, y con muchas décadas a mis espaldas como consultor y director de empresas nacionales e internacionales, del concepto de productividad y de las variables de todo tipo que en ella intervienen. No pretendo, ni es el caso, hacer un tratado de productividad económica ni de costes de producción. Este artículo es mucho más simple y centrado en lo más obvio de acuerdo al tema que saco a colación.

Si pensamos que, solo con parches y medidas populares, electoralistas y/o sindicales, vamos a salir de la cola de los países europeos e inflar las lamentables (por lo pobres) arcas de dinero público lo tenemos crudo.