Una de las soluciones (entre muchas) al tremendo desempleo en este país es la constitución de cooperativas por las enormes ventajas de todo tipo que conlleva: fiscales, sociales…

Las cooperativas son asociaciones de personas que deciden asociarse entre sí, de manera que todas ellas conforman, a partes iguales, la organización creada.

Las cooperativas, al ser una sociedad con fines empresariales, tienen que contar con una serie de Estatutos en los que se deben establecer cuestiones como el nombre y tipo de sociedad, el domicilio social, la duración prevista de la misma o el objeto para el que se ha creado la cooperativa.

El capital social mínimo, la aportación mínima a este capital social por parte de los participantes, y las normas para repartir PÉRDIDAS O BENEFICIOS son otras cuestiones que deben estar declaradas en los estatutos de la organización.

Es evidente, a tenor de las cuestiones planteadas, que estamos ante una agrupación de personas que tienen intención de comercializar productos y servicios.

En definitiva, el objeto de la cooperativa es realizar actividades empresariales, de ahí que se deban determinar estas cuestiones como si fuera una empresa ‘normal’. De hecho, lo es.

El principio de igualdad y equidad entre socios, es el que marca el funcionamiento de una cooperativa. Muchos expertos la relacionan con un modelo para generar negocio más coherente y menos vinculado con la parte más dura y voraz del capitalismo.

Toda la gestión de la cooperativa se realiza de forma democrática por los miembros, a través de decisiones que se ponen en valor y se deciden en las Asambleas, con la participación de todos los socios de la cooperativa.

La base del funcionamiento de la una cooperativa es que las decisiones, las responsabilidades y los beneficios se reparten de forma equitativa, frente a la toma de decisiones y poder que otorga una empresa a un grupo limitado de sus miembros.

Dicho todo lo cual, ¿estamos en este país suficientemente mentalizados y preparados los trabajadores para, llegado el caso, asumir pérdidas como socios trabajadores de una cooperativa, cuando siempre hemos estado acostumbrados a cobrar una nómina, haya o no beneficios en la empresa, y cuando las pérdidas siempre han estado asumidas por los empresarios?