Un articulista de La Cerca () ha titulado su último artículo publicado en este periódico como “NÁUSEAS”. Efectivamente, todo esto dan náuseas.

Este sistema no está corrupto, los que están corruptos son los que lo dirigen que campan por él como si fuera su jardín, “cortando” todo aquello que no les gusta. “La corrupción al poder”, voy a escribir un libro, bueno más bien una enciclopedia.

Un sistema nacido de la soberanía de un Pueblo, bajo el auspicio de la legitimidad que dan las urnas, en un entorno democrático de derecho, no tiene, per se, ser corrupto. Cualquier sistema político que tenga como fin el desarrollo del país teniendo en cuenta los principales pilares del bienestar social, debe, tiene que ser efectivo y, por tanto, socialmente rentable para los ciudadanos.

A modo de reflexión y análisis para quien quiere leer y comprender: el “Estado del Bienestar” designa el conjunto de intervenciones dirigidas desde el estado, orientadas a garantizar unos servicios mínimos a la población a través de un sistema de protección social.

El origen de este sistema de protección social lo encontramos a finales del siglo XIX en la Alemania del Canciller Bismarck. Aunque, su generalización tuvo lugar en Europa a partir del final de la II Guerra Mundial.

El Estado del Bienestar descansa sobre cuatro pilares:

-La educación, obligatoria y gratuita en las primeras etapas, y fuertemente subvencionada en los niveles superiores.

-La sanidad, en un principio universal y gratuita, en algunos lugares de Europa comienza a estar restringida a ciertos colectivos y el ciudadano empieza a contribuir en el coste.

-La seguridad social, fundamentalmente las pensiones que varían en función de las cotizaciones realizadas por los trabajadores a lo largo de su vida laboral, aunque también, los seguros que atienden a diferentes situaciones (orfandad, viudedad, enfermedad, etc.).

-Los servicios sociales, conjunto de ayudas destinadas a cubrir necesidades de ciertos colectivos menos favorecidos, en este punto destaca la atención a dependientes.

A estos cuatro pilares básicos del Estado del Bienestar, a mi modo de ver y entender había que introducir el del Derecho al Trabajo y el Derecho a una Vivienda Digna, reconocidos, al igual que los cuatro pilares básicos sobre los que se asienta el Estado del Bienestar, en la Constitución Española de 1978, en sus artículos 35 y 47:

Artículo 35

-Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

-La ley regulará un estatuto de los trabajadores.

Artículo 47

-Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

Todos estos derechos están reconocidos en la Constitución Española y, por tanto, asumidos como tal por nuestros dirigentes. Sin embargo, la realidad es que a los españoles nos cuesta cada vez más conseguir esos “reconocimientos” a los que alude la Carta Magna. Educación, Sanidad, Prestaciones Sociales, Pensiones, Servicios Sociales, Trabajo, Vivienda…

Cuanto más tiempo pasa, y más sabemos “de todo”, más nos damos cuenta de que, especialmente en este país, hace falta un cambio social que debe de comenzar precisamente por eso, por entender qué es una DEMOCRACIA.

Hace poco tuvimos oportunidad de entrevistar en La Cerca a (último superviviente de la masacre de los abogados de Atocha) y hacía hincapié en esta DEMOCRACIA IMPERFECTA que tenemos. Y otros grandes economistas (como , entre otros muchos) así como analistas de la sociedad también coinciden en aludir al gran fracaso de esta DEMOCRACIA mal llamada que tenemos en España.

Una DEMOCRACIA de verdad, y los políticos que la dirigen, no consentiría jamás tener a un pueblo tan deprimido como lo tienen en todos los aspectos, mientras los que nos gobiernan se hartan de abrir y cerrar “puertas giratorias”, de sueldos desorbitados (en todo caso multiplicados muchas veces por el sueldo medio de un trabajador en España), de gozar de privilegios que el resto de los “mortales” no tenemos y de hacer, de manera constante, demagogia con sus palabras vacías de contenido que ni ellos mismos se creen.

Lo que ocurre es que desde las grandes esferas políticas, desde , y desde las cúpulas de las grandes corporaciones empresariales (financieras, bancarias, telecomunicaciones y energéticas, especialmente) la realidad del pueblo llano ni se ve ni conviene verla. Y mientras todos ESOS no bajen varios peldaños a ver cómo vive el PUEBLO LLANO y asuman la realidad de un país, que por mucho que se empeñen vive casi de milagro y día a día sin un proyecto de futuro, esta ESPAÑA NUESTRA, como diría la cantante , no tiene arreglo.

Es imprescindible que nuestros dirigentes políticos se olviden de sus respectivos status quo y de los intereses partidistas de sus organizaciones políticas donde están afiliados, y piensen, de manera única y especial, en cumplir y conseguir los Pilares y Derechos Básicos de cualquier Estado que se precie de serlo y que presuma de demócrata. Pero como he dicho antes, necesitamos previamente reconducir nuestro concepto de la Democracia (en favor únicamente del Pueblo).

Mientras un país no consiga establecer, y conseguir, como prioritarios estos Derechos y olvidarse de sus respectivos intereses personales y de partido no podremos hablar de DEMOCRACIA PLENA, SOCIAL, JUSTA Y PARA TODOS. Y de manera muy particular, nuestros dirigentes políticos deben hacer un “acto de contrición” (que pueden ofrecer a Dios o cada uno a quien quiera dependiendo de sus creencias) y comprender de una vez que si la situación de este país es lamentable en términos económicos y financieros, lo que hay que hacer es hacer unos Presupuestos basados en la realidad y por tanto asumir que posiblemente sea imposible mantener la “carga administrativa/institucional” que sí tuvimos en otros momentos cuando la situación era muy distinta. ¡Prediquen con el ejemplo! Menos hipocresía y cinismo diciendo que no hay dinero para muchas cosas pero, eso sí, que a mí no me falte.

La estadística comunitaria evidencia el largo camino que la recuperación española sigue teniendo por delante. La tasa de paro en España según datos de Eurostat, publicados este 27 de abril, cayó en 2016 del 22,1% al 19,6%, pero supera en más del doble la media europea (8,6%). Solo Grecia, con el 23,6% de tasa de desempleo, supera la ratio de España. Y como viene sucediendo en los últimos años, las comunidades españolas copan los primeros puestos de las más castigadas por el desempleo: cinco de las diez regiones europeas con más paro son españolas. Los datos presentados por Eurostat sitúan a (30,8%), Andalucía (28,9%), Extremadura (27,5%), Canarias (26,1%) y (24,9%) en el furgón de cola en materia laboral. El número de parados en España se sitúa en 4.255.000 personas según la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al 1º trimestre de 2017.

Uno de cada cinco españoles, el 22,3 % de la población, se encuentra en riesgo de pobreza y vive con menos de 8.209 euros al año, una tasa que, pese a la mejora de los indicadores económicos, ha aumentado dos décimas en un año. La pasada primavera, momento en el que el (INE) elaboró, con datos de 2015, la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV), había aumentado casi dos puntos el número de hogares que llegaba a fin de mes con “mucha dificultad” hasta afectar al 15,3 % de ellos.

Estos datos requieren austeridad sí, pero especialmente para los que tienen en la política (personas e instituciones) una forma de vivir de ella por encima de lo que España se puede permitir, que es casi nada. La carga administrativa/institucional/política en España, hoy por hoy, es inasumible.

Se hace necesaria una REVOLUCIÓN SOCIAL/MENTAL/CULTURAL/EDUCATIVA/POLÍTICA/ECONÓMICA desde la infancia. Quizás así dentro de 30 años nuestros predecesores puedan ser capaces de conseguir, por fin, salir de esta DEMOCRACIA IMPERFECTA y construir una sociedad más JUSTA e IGUALITARIA. Pero como no empecemos ya… ENTRE TODOS LAS MATAMOS Y ELLA SOLA SE MURIÓ.

, director General del Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca