Hay un hecho claro que los políticos, o no saben o no quieren ver, y es el enfriamiento y ralentización de la economía española en general desde hace tiempo.

La crisis de la burbuja inmobiliaria, -el boom que supuso la construcción especulativa-, dio al traste con el alza constante que tuvo España en relación con la demanda interna y su nivel de empleo.

Mientras nuestros gobernantes no ingenien algo (desde luego distinto a la construcción especulativa) para volver a calentar esta demanda interna y fomentar el “trasiego” monetario, imprescindible para favorecer la inversión, el consumo y, por derivada, el empleo, este país no saldrá adelante jamás. Estaremos cada vez más alejados de las prósperas economías europeas.

Con hacer políticas basadas únicamente en la subida del SMI, de las cotizaciones a la Seguridad Social y de los Tributos en general, lo único que se hará será enfriar aún más la economía y el empleo.

Las subida del SMI y del resto de cotizaciones y tributos, deben ir acompañadas de un gran Pacto de Estado Económico (para todas y cada una de las regiones españolas en función de su idiosincrasia particular) para sacar a España de esta crisis de la que, por muchos que algunos se empeñen, no hemos salido ni mucho menos. Y, sobre todo, romper la enorme barrera territorial que existe a nivel de productividad, economía y empleo entre las distintas comunidades autónomas españolas.

En Castilla-La Mancha, por ejemplo, el paro subió en 2019 en 3.700 personas con respecto al año anterior, por lo que la tasa de desempleo en la región se situó en el 16,56% y el número total de desempleados en 163.600, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hecha pública este martes por el (INE). Sin embargo, según esta misma EPA, la media del conjunto del país sitúa el paro en el 13,78% de la población activa.

Estos casi tres puntos de diferencia suponen que la actividad economíca, el nivel de empleo y, por tanto, la calidad de vida entre los distintos españoles, diste muchisimo dependiendo de dónde residan y trabajen. Estamos creando ciudadanos y empresas de primera, segunda y tercera categoría, y creo que esa no debiera de ser la idea en un país donde se supone que todos somos iguales.

‼Actuemos y ganaremos todos. Si somos una nación unida y solidaria para con todos sus ciudadanos, demostrémoslo.‼