¿Qué es pobreza?

La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de acceso o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas humanas que inciden en un desgaste del nivel y calidad de vida de las personas.

Según el Informe de Desarrollo Humano de 2014 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) uno de cada cinco habitantes del mundo vive en situación de pobreza (menos de 1,25 dólares diarios). Es decir, 1.500 millones de personas no tienen acceso a saneamiento, agua potable, electricidad, educación básica o al sistema de salud, además de soportar carencias económicas incompatibles con una vida digna.

¿Qué es pobreza relativa?

Cuando no se tiene el nivel de ingresos necesarios para satisfacer todas o parte de las necesidades básicas de acuerdo a los criterios de un determinado tiempo y sociedad (por debajo del 60% de la mediana de los ingresos de la población)

Según el INE, en 2014 el umbral de pobreza de una persona en España se situó en unos ingresos inferiores a 7.961 euros en el caso de un hogar unipersonal o de 16.719 euros en hogares compuestos de una pareja y dos niños. El empobrecimiento de la población se percibe en la evolución histórica. En 2013, el umbral de pobreza de una persona en España se situaba en 8.114 euros, y en 17.040 para hogares compuestos por dos adultos y dos menores. En 2012, 8.321 y 17.473 euros respectivamente. Respecto a las comunidades autónomas, Ceuta (44,3%), Murcia (37,2%) y Andalucía (33,3%) tienen las mayores tasas de pobreza relativa, mientras el País Vasco (10,2%) y Navarra (11,9%) registran las menores.

¿Qué es pobreza severa?

Cuando ciertos estándares mínimos de vida, tales como nutrición, salud y vivienda, no pueden ser alcanzados (por debajo del 30% de la mediana de los ingresos de la población)

3,2 millones de personas viven en situación de pobreza severa en España, es decir, por debajo del umbral del 30% de la mediana de la renta (332 euros mensuales para el hogar de una sola persona). La media nacional es de 6,85% pero hay diferencias regionales importantes, que van desde el 1,8% en Navarra al 10,4% en Andalucía.

¿Qué es el indicador AROPE?

La Estrategia EU2020 puso en marcha un indicador específico, denominado AROPE (At-Risk-Of Poverty and Exclusion), o tasa de riesgo de pobreza y exclusión social. Como está armonizado a nivel europeo, permite comparar entre países. El indicador complementa la medición de la pobreza, basada en lo monetario, con aspectos de exclusión, combinando factores de renta (pobreza relativa), privación material severa y baja intensidad del trabajo.

El Indicador de riesgo de pobreza y exclusión europeo, AROPE, llega al 29,2% de la población. Es decir, afecta a un total de 13.704.003 personas. Están en situación de AROPE quienes experimenten alguno o varios de los tres factores de desigualdad: pobreza relativa (22,2%); privación material severa (7%) y baja intensidad de trabajo en el hogar (17,1%).

En la mayoría de los indicadores clave sobre pobreza y exclusión social, la situación española es peor que la media europea, como es el caso del AROPE.

Porcentaje de pobreza en España y en Europa

Aunque la crisis y la recesión han afectado a toda la Unión Europea, este impacto no ha sido homogéneo en todos los países. En algunos de ellos, el impacto de las políticas de austeridad utilizadas para hacer frente a la crisis, ha afectado más intensamente a las capas más vulnerables de la población.

El indicador de riesgo de pobreza y exclusión europeo, AROPE, alcanza, en 2014, al 29,2% del total de la población, lo que supone un total de 13.657.232 personas. Desde el año 2009, el indicador ha subido 4,5 puntos porcentuales hasta situarlo en la cifra más alta desde que se calcula. En Europa, el riesgo de pobreza afecta a 122 millones de personas, el 24,4% de la población, -equivalente a la población de Alemania y España juntas -. Sin embargo, la gran recesión impacta con distinta intensidad en los países comunitarios. Con tasas del 36% y del 29,2% respectivamente, Grecia y España encabezan la lista de países en los que el número de personas amenazadas por la pobreza o la exclusión social aumentaron más en 2014 con respecto a 2008.

Porcentaje de pobreza infantil

En la última década ha aumentado la pobreza infantil en España y en Europa. Ya en 2005, un informe de UNICEF sobre la pobreza infantil en los países ricos llamaba la atención sobre el tema: la pobreza en la infancia se estaba haciendo más amplia y más intensa en buena parte del mundo industrializado. Desde entonces, la situación no ha hecho más que agravarse, tal y como lo atestiguan informes y estudios realizados por instituciones de reconocido prestigio.

La pobreza y privación afecta de manera especial a la infancia. En este sentido, la pobreza de los niños y niñas menores de 16 años ha sufrido en el último año un aumento sustancial y alcanza actualmente al 30,1%, ocho puntos porcentuales por encima de la tasa que corresponde al conjunto de la población. En el contexto europeo, España tiene la segunda tasa más alta de la UE, sólo por detrás de Rumanía y por delante de Bulgaria y Grecia.

Porcentaje de trabajadores pobres

En un contexto de empobrecimiento creciente, tener empleo ya no es una salvaguarda ante las situaciones de pobreza. En estos últimos años, la evolución interanual de las retribuciones salariales ha sido negativa; no así la de las rentas del capital, que han experimentado una evolución creciente.

Aumenta el número de trabajadores y trabajadoras pobres desde el 11,7% en 2013 al 14,2% en 2014, lo que viene a mostrar, otro año más, que no cualquier trabajo protege de la pobreza. Esta cuestión está muy relacionada con la evolución creciente de la jornada parcial que, para el segundo trimestre de 2015, llega al 16% del total de ocupados.

Desigualdad económica

La desigualdad económica (también descrita como la brecha entre ricos y pobres) es la diferencia entre individuos o poblaciones en la distribución de sus activos, riqueza o renta. El término se refiere normalmente a la desigualdad entre los individuos y grupos dentro de una sociedad, pero también puede referirse a la desigualdad entre países.

España es uno de los países desarrollados que más está sufriendo con la crisis económica. El aumento de la desigualdad se ha intensificado entre los años 2009 y 2014. Así lo demuestra la evolución fuertemente creciente del Índice de Gini, que se había mantenido relativamente constante entre 2005 y 2008. En 2014, el 20% con mayores ingresos tiene rentas casi 7 veces mayores (6,9 veces) que el 20% más pobre. Si se considera la comparación entre el 10% más rico y el 10% más pobre, la distancia llega a 14 veces (el 10% más rico posee ingresos equivalentes a los de la mitad de la población).

Vulnerabilidad social

La Vulnerabilidad Social tiene dos componentes explicativos. Por una parte, la inseguridad e indefensión que experimentan las comunidades, grupos, familias e individuos en sus condiciones de vida a consecuencia del impacto provocado por algún tipo de evento natural, económico y social de carácter traumático. Por otra, el manejo de recursos y las estrategias que utilizan las comunidades, grupos, familias y personas para afrontar sus efectos.

El indicador Global de Vulnerabilidad ha empeorado con respecto a 2013, pasando de 17,6 a 18,4 (un aumento de 0,8 en sólo un año). Ha aumentado el porcentaje de personas que se encuentran en niveles de riesgo alto a extremo, mientras que ha bajado el porcentaje de quienes se encuentran en riesgo destacado, con respecto a 2013. Aunque la mayor parte de las personas adultas se ubican en un nivel de riesgo destacado alto, hay un 7,5% de personas en situación de exclusión social, es decir con riesgo muy alto y extremo (superior a 50). Este porcentaje también ha aumentado levemente desde 2013, cuando llegaba al 7,3%.

¿Qué piden las personas en situación de pobreza a los poderes públicos?

Recuperar: trueque, bancos del tiempo, redes de solidaridad.

Mejor distribución de los recursos.

Formar parte o apoyar iniciativas para fomentar lo público.

No recortar en salud y educación inclusiva de las personas con más dificultades.

Participación en la legislación: referéndums vinculantes para la toma de decisiones de leyes orgánicas.

Obligación de redistribución de multi-beneficios, gravar con impuestos, etc.

Exigir a los representantes políticos la obligación de dar explicaciones de porqué votan o dejan de votar determinadas cosas.

Procesos y espacios de escucha: que sepan lo que está pasando.

La ciudadanía hace política: espacios de discusión, participación, debates, posicionamientos, reflexión…

Exigir una evaluación periódica del poder político por la labor que desempeñan.

Para la reflexión: Muchos se preguntan cómo es posible que en España la gran banca haya aumentado sus beneficios de manera espectacular (Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Popular y Bankia ganaron casi 8.000 millones de euros en el primer semestre del año, aumentando sus beneficios un 48,2% hasta junio) mientras el 29,2% de sus ciudadanos están amenazados por la pobreza o la exclusión social. Y más aún, cómo los gobiernos de turno pueden permitir esta tremenda desigualdad social.

Fuente: Indicador AROPE