Concluida la Feria Taurina de Albacete, pocas cosas que destacar en positivo, lamentablemente, debido principalmente a la climatología y al mal juego, en general, de los astados.

Por otro lado, dimes y diretes de unos cuantos haciéndose notar para conseguir protagonismo y, por otro lado, panfletos de todo tipo ensalzando y/o criticando a unos y otros. En todo caso, temas que se apartan de lo que realmente es importante y que no tiene nada que ver con la Fiesta de los Toros. Si hubiera que publicar todo lo anecdótico y las ocurrencias que a cuatro se le ocurren por ese afán de protagonismo, apañados estábamos. La Fiesta de los Toros es algo mucho más serio que todo eso.

Lo que hace falta en la Fiesta es modernizarla, abrirla a todo tipo de opiniones dentro de la Tauromaquia. Eliminar los viejos lobys dictatoriales que han hecho de la Tauromaquia una fiesta caciquil.

La Fiesta Taurina necesita aire fresco, culturizarla, llevar la idea y concepto de esta Fiesta, que se pierde en el origen de los tiempos, a los más jóvenes. Oír, escuchar y respetar las opiniones de unos y de otros que aman y quieren el mundo del toro bravo y de todo lo que le rodea.

En el caso de la ciudad de Albacete, ha sido su propia Feria, declarada de Interés Turístico Internacional, y que data del año 1375, sus gentes, sus grandes toreros y ganaderos, su afición, el propio coso taurino centenario (una joya arquitectónica), las autoridades competentes en cada momento, el enorme sentimiento taurino (en general) de las gentes de Albacete, los medios de comunicación, el gran equipo de profesionales médicos de la Plaza… todo esto y mucho más, de manera conjunta (y no aislada), es lo que ha tirado del carro para que la Plaza de Toros de Albacete tenga la categoría que tiene en la actualidad dentro de esta piel de toro que es España.

¡Que nadie se engañe, la Plaza de Toros de Albacete tiene la categoría que tiene por todo lo expuesto y por muchas más cosas, todas juntas y colectivas. Los protagonismos aislados no aportan nada; más allá, perjudican el objetivo propuesto!

Hay que, como he dicho, romper los resortes caciquiles y de otras épocas que lo único que hacen es hacer de la Fiesta una actividad cerrada a unos cuantos que, además (en ocasiones) pretenden utilizar para sus propios fines personales, y abrir de par en par las ventanas de una actividad cultural que, como se empeñen, se la van a cargar.

Las opiniones contrarias siempre son buenas cuando de lo que se trata es de construir en positivo. Sin embargo, ese propio carácter caciquil de algunos, y que se crean “más papistas que el Papa” , dificulta mucho la apertura de esta actividad a la ciudadanía mayoritaria.

Hagamos entre todos ese esfuerzo de apertura fresca y libre (evitando los caciquismos) para hacer de la Fiesta de los Toros lo que fue en antaño y que, no nos engañemos, ya no es. ¡A tiempo estamos!

Desde el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca iremos realizando durante este otoño e invierno dustintos programas de TV dedicados a la Fiesta Taurina y a la Tauromaquia en general, para ello contaremos con profesionales de altura, serios, honestos y objetivos, no forzados por condicionante de ningún tipo.

Foto: Un lance del torero albaceteño en la recién terminada Feria Taurina de Albacete 2019.