expresa lo que siente sin acritud y con respeto, es bochornoso e impresentable las críticas y descalificativos contra su persona.

Estamos en Democracia y por tanto con derecho a decidir mientras no hagamos daño a los demás. Otra cosa distinta, no nos engañemos, es el enorme daño social, político y económico que los independentistas, con Puigdemont a la cabeza, han hecho a Cataluña y al resto de España, ¡eso no tiene nombre! y además de alguna forma se tiene que parar para evitar una crisis nacional de calado espectacular e irreversible. Pero dejemos ahora esta cuestión y hablemos de Manuel y de su comentario en .

Castell solo ha pedido en su muro de Facebook “libertad para políticos catalanes presos”, pues muy bien y qué. Está en su derecho, y además ha demostrado valentía, la que muchos no tienen y juegan a ver qué dicen sus superiores para decantarse en función de la decisión de su Jefe (se suele dar mucho a nivel político).

En todo caso para juzgar y dictar sentencia están los jueces y sobre todo las leyes que son las que determinan la hoja de ruta a seguir por ellos. Y si las leyes hay que cambiarlas pues seremos los españoles (todos) mediante sufragio los que lo hagamos, pero mientras tanto eso es lo que hay y tenemos.

El Alcalde de Albacete con su opinión no hace daño a nadie. Cosa distinta es que se esté o no de acuerdo con ellas. Bonito estaría que a estas alturas de la película no pudiéramos decir cada uno lo que pensamos.

Lo he dicho y lo repetiré hasta la saciedad, aquí nos buscamos a los amigos o enemigos en función de nuestro interés, a esto se le suele llamar hipocresía y cinismo, y si me apuran hasta fascismo. Se suele dar mucho en el interior de los propios partidos políticos, uno es “bueno” cuando “comulga” a diario, y es “malo” cuando “comulga” solo de vez en cuando y “muy malo” cuando no “comulga” nada. Es el carácter propio del español: envidioso, rencoroso e interesado. Suele ocurrir mucho también entre los periodistas, se les suele “tachar” de un bando o de otro en función de a quién se entrevista, no se suele admitir la pluralidad de ideas, y eso que a algunos se les llena la boca a diario hablando de libertad de expresión ¡Menudo peligro tienen algunos, ríete tu de Judas Iscariote!

El debate siempre es enriquecedor cuando existen opiniones diferentes y con carácter constructivo. Seguro que de distintas ideas, si hay voluntad, raciocinio y pretenden evitar un mal mayor del que ya hay generado, se saca algo positivo o en todo caso mejorable a lo que tenemos.

La primera entrevista que se le hizo al que fue diputado regional en las Cortes de Castilla-La Mancha (1995-1999), Alcalde de Albacete (1999-2008) y diputado del Congreso (2008-2011), Manuel Pérez Castell, se la hizo el que suscribe estas palabras para la entonces revista La Cerca, mucho antes de que este medio de comunicación se convirtiera en un Grupo Multimedia de Comunicación de referencia mediática en Castilla-La Mancha y decano de la prensa digital tras 20 años de andadura profesional. Después hubieron muchas más entrevistas, tanto en La Cerca como en otros medios de comunicación, pero esa fue la primera. También recuerdo otras muchas entrevistas a Manuel Pérez Castell en mi etapa en Radio Chinchilla y en Cero, en fin muchas y de gratos recuerdos. En lo personal, de Manuel Pérez Castell siempre tuve buenas y sinceras palabras, una sonrisa y siempre empatía en cualquier situación.

Yo, al margen de que tengamos o no criterios distintos, solo puedo decir que Manuel es una persona íntegra, seria y coherente con sus ideas así como con su forma de ser y de hacer que le han marcado en su vida. Mis respetos siempre.