Cuando se cumple justo hoy, 21 de Enero de 2018, el centenario del nacimiento del líder sindical y abanderado de CCOO, , y dada la vinculación profesional, personal, sentimental y la cercanía paralela (en cuanto a metas, objetivos e ideales) de Paco Naranjo con el tristemente fallecido Marcelino, quiero publicar el discurso que hice el pasado día 18 de Enero en la Librería Popular con motivo de la presentación del libro “Los Carriles de la Vida”.

A Marcelino Camacho a Paco Naranjo y a tantos que se dejaron la vida por este País y que este libro, “LOS CARRILES DE LA VIDA”, sin ser una biografía, refleja gran parte de esos retazos históricos, de esa intrahistoria a la que el autor nos lleva y nos narra de una manera clara, sencilla y muy, muy real.

OBSERVACIÓN: Amplio book de fotos de la presentación del libro de Paco Naranjo, “Los Carriles de la Vida”, en la Lbrería Popular, al final de este artículo.

DISCURSO ÍNTEGRO DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE PACO NARANJO, “LOS CARRILES DE LA VIDA” - LIBRERÍA POPULAR - 18-01-18

Buenas noches, gracias por su asistencia a este teatro de la cultura, a esta sala de exposiciones y presentaciones de arte con mayúsculas que es la Librería Popular de Albacete. Gracias a Juan , expresidente del Consejo Económico y Social de CLM; y a Paco de la Rosa, secretario general del sindicato CCOO en CLM, por acompañar a la piedra angular de la presentación que en breve tendrá lugar esta noche, el autor del libro “LOS CARRILES DE LA VIDA”, el amigo Paco Naranjo, un ferroviario (de familias de ferroviarios), sindicalista comprometido con las causas justas, por un mundo mejor, y actual Director Abogados de .

En el libro de Paco Naranjo, “LOS CARRILES DE LA VIDA”, prologado de manera magistral por , resalta de manera especial la figura, el nombre y algunas vivencias del autor con quien lo ha sido todo para el sindicalismo en este país: MARCELINO CAMACHO.

Precisamente el próximo día 21 de Enero de este año 2018 se cumple el nacimiento de esta figura emblemática, crucial, clave en la historia de este país. Una persona a la que creo, muy humildemente, que no se le ha reconocido todo lo que él hizo por el movimiento sindical y la clase obrera en este país. El nombre, la figura y el legado de Marcelino Camacho debe y tiene que ser enmarcado en la historia de este país con letras de oro. ¡Cuánto le debe la Española y el sindicalismo a Marcelino Camacho!

Me ha conmovido de manera especial, por lo entrañable y lo que supuso para el autor (Paco Naranjo) la lectura del capítulo dedicado a Marcelino Camacho, de ahí que incida unos momentos sobre esta figura humana clave en la historia de España. Capítulo que Paco Naranjo titula: “MARCELINO: UN SINDICALISTA PARA LA HISTORIA”.

El 29 de octubre de 2010, a los 92 años de edad, nos dejaba Marcelino Camacho, fundador y primer Secretario General de CCOO, y miembro destacado, íntegro y humilde de lo que fue en su día el de España, garante y piedra angular de la Transición en la joven, inexperta e imperfecta Democracia Española que tenemos en la actualidad.

Él (Marcelino) y otros muchos dejaron en su camino mucho esfuerzo, muchos sinsabores, cárcel, vejaciones… y hasta su vida. Una vía de tren de largo recorrido que solo tenía una meta: la consecución de la justicia laboral y social de manera uniforme, en igualdad de condiciones para todos los españoles. Y todo ello en una época marcada por una dictadura, en principio, y por una transición, después, llena de “obstáculos” de todo tipo. Lucha y esfuerzo austero y abnegado, lleno de dignidad, para que ahora muchos (de todos los partidos y colores) desde su “poltrona” y sus despachos inaccesibles y rodeados de estómagos agradecidos, puedan vivir a cuerpo de rey mientras determinan los tributos anuales cada año para poder mantener una infraestructura institucional burocratizada hasta la saciedad, inasumible para España en la situación económica actual.

A veces, “estos” que ahora se les llena la boca de frases llenas de teorías aprendidas en las aulas universitarias y en las clases de filosofía, y vacías de contenido práctico, deberían bajar al mundo real que ellos pretenden defender pero que no son capaces de palpar con sus propios sentidos. Una sociedad laboral (la española) llena de trabajadores y pequeños autónomos y empresarios que se las ven y se las desean para llegar a final de mes mientras los burócratas se empeñan en darnos lecciones de solidaridad desde las gradas de los tendidos y con sueldos que jamás ganarían si de pequeñas empresas privadas se tratara donde desempeñaran sus trabajos, entre otras cosas porque la “teta” no da para tanto, pero el Estado sí claro, y si no hay, pues más impuestos. ¡Buena manera de hacer justicia social!

un legado que casi nadie ahora es capaz de leer (y entender) y llevar a la práctica, tanto desde CCOO como desde el Partido Comunista.

Más de una vez he oído hablar con cierta acritud (a algunos de los que ahora van de salvadores y abanderados de la justicia social) sin saber ni de qué ni de quién hablan. ¡Desconocen tantas cosas, y la vida les ha sonreído tanto, que son incapaces de llegar a comprender y mucho menos de empatizar con los demás en sus necesidades diarias!

Es gracias a personas como Marcelino Camacho que en España tenemos una Democracia (aun imperfecta) que nos permite mirar a Europa y al resto del mundo con cierta dignidad.

Marcelino y muchos compañeros suyos vivieron la “lucha” dando ejemplo de austeridad, humildad y dignidad a raudales. Las mismas cualidades que les faltan a nuestros dirigentes burócratas actuales.

A Marcelino Camacho y a tantos otros (de los que sí quiero acordarme) que dejaron su alma, corazón y vida para que ahora podamos vivir un poco mejor, quiero dedicar estas humildes letras salidas del sentimiento más sincero y de la gratitud más respetuosa. Quizá algún día la gestión política sea hecha por personas con el talante solidario de verdad que emanaba y practicaba con el ejemplo Marcelino Camacho. ¡Quizá algún día…!

Hoy, 18 de enero de 2018, a tres días de la conmemoración del nacimiento de Marcelino Camacho (21 de enero de 1918) asistimos a la presentación de un libro que con el título “LOS CARRILES DE LA VIDA” constituye parte de los retazos históricos y las intrahistorias de un buen hombre, un hombre humilde y sencillo, serio y riguroso, con una enorme calidad humana, pero sobre todo un hombre comprometido con la sociedad.

Comprometido con los más necesitados, con las causas perdidas, con la justicia, con sus compañeros, con sus amigos… con todos aquellos a los que el poder de un golpe de estado les rompió la vida para siempre, les marcó su historia, la de ellos y también la de sus familias.

Hoy tenemos el placer de contar entre nosotros con Paco Naranjo, un hombre que al igual que Marcelino Camacho fue y en este caso todavía lo es, un luchador incansable, una de esas personas que hizo posible que la transición en España fuera posible y que, aunque no sea para tirar cohetes, desde entonces muchos de nosotros pudiéramos afrontar el resto de nuestras vidas con cierta esperanza social, justa y solidaria.

Dicen que a una persona se le puede llegar a valorar por la calidad humana y personal de los amigos y compañeros que han marcado su vida y le han acompañado. Si así es les puedo asegurar que en el caso de Paco Naranjo, tras leer su libro, el elenco de seres humanos que han rodeado su vida no puede estar más elevado ni en lo moral ni en lo social ni en el compromiso para con los demás.

Como anécdota, decirles, que ayer mismo llamé a uno de los grandes amigos y compañeros de lucha de Paco Naranjo, el cantautor flamenco (un icono de la lucha contra el franquismo y las injusticias), uno de los recientes galardonados con los IX PREMIOS SOLIDARIOS que otorga el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca y que este año, además, ha recaído en el CERMI y en la FUNDACIÓN ABOGADOS DE ATOCHA. Manuel reside actualmente en . Le recordé (porque él ya lo sabía) que hoy, 18 de enero, su amigo y compañero Paco Naranjo presentaba su libro en Albacete, en la librería Popular, y que estaba convencido que a su amigo Paco le haría mucha ilusión su presencia y compañía en el evento en cuestión.

Pues bien, ni se lo pensó. Solo me dijo una cosa: “Me hace mucha ilusión estar con Paco allí en Albacete, y estaré porque se lo merece”. A las 18.30 horas aproximadamente de la tarde cogió su coche en Sevilla y pasadas las 12 de la noche llegaba al Hotel Los para acompañar y estar un rato con su compañero Paco Naranjo.

Eso dice mucho, quizá todo de un amigo y sobre todo de quién es y lo que representa el autor de “LOS CARRILES DE LA VIDA”.

El libro de Paco Naranjo “LOS CARRILES DE LA VIDA” está, como he dicho y dice él mismo en su prólogo, marcado por anécdotas. Las anécdotas de su vida pero que igualmente pueden ser extrapoladas a cualquier otra persona que durante aquella época dictatorial pasaron y sufrieron vejaciones, cárcel, torturas, hambre… miserias…

En su libro “LOS CARRILES DE LA VIDA” se citan muchos nombres de otras tantas personas que marcaron su vida: poetas, artistas, cantantes, políticos, sindicalistas, amigos, compañeros… su familia de manera especial. Sería muy largo citar a todos y lo suyo es que ustedes compren el libro y lo lean (risas).

“LOS CARRILES DE LA VIDA” nos recuerda a algunos y nos enseña a otros como fueron aquellos tiempos de la dictadura y posteriormente de la Transición. Tiempos difíciles, duros, a veces, muchos, alejados de la mínima dignidad a la que cualquier ser humano tiene derecho por el hecho de serlo.

Este trabajador de la (Paco Naranjo), sindicalista comprometido hasta más no poder en su quehacer diario desde que tuvo uso de razón constituye un ejemplo a seguir, sobre todo para los más jóvenes que piensan que todo lo que ahora tienen, por muy poco que sea, ha sido por obra y gracia del “espíritu santo”. Pues no, ha sido obra de personas que, como Marcelino Camacho, Paco Naranjo, Manuel Gerena y tantas y tantas otras, aparcaron en parte su vida e intereses personales para darse a los demás con el único propósito de conseguir la tan anhelada justicia social, ¡casi na!

Debemos aspirar a mucho más, a un mundo más justo y solidario, más comprometido socialmente, debemos de exigirles mucho más a nuestros representantes políticos, sobre todo honradez, ética y moralidad. Cualidades que personas como las citadas hoy aquí, entre otros muchos, han regalado a raudales a lo largo de su trayectoria personal y profesional. Y de manera especial, a los políticos actuales, exigirles que se bajen de sus poltronas y paseen las calles del pueblo llano que les ha votado. Quizás así lleguen a entender que la “cosa” no va también como “algunos” la quieren pintar.

El libro de Paco Naranjo “LOS CARRILES DE LA VIDA” nos recuerda, de la mano del autor, algunos de los acontecimientos más importantes de la frágil y joven democracia española, y también algunos de los que surgieron durante la etapa previa a la transición.

Acontecimientos que marcaron el devenir de un país que hasta hace poco escribía su historia en blanco y negro y en todo caso con trazos marcados por la sangre de aquellos que se oponían a un poder fáctico y dictatorial. En el libro de Paco Naranjo, como he dicho, son muchos los acontecimientos que se sacan a la luz pero a mí me gustaría señalar el PROCESO 1.001, el golpe frustrado del 23F (23 de febrero de 1981) y de manera especial los asesinatos de los abogados en la Calle Atocha nº 55 de la noche del 24 de enero de 1977 (este 24 de enero se conmemorará el 41 aniversario de este triste suceso que transformó la sociedad española y que la hizo madurar y crecer en lo político y en lo social).

Esos acontecimientos, entre otros muchos, pudieron haber cambiado el rumbo del frágil proceso que llevó a los españoles a esta, como dice , presidente de la Fundación Abogados de Atocha, Democracia imperfecta que tenemos actualmente en España.

“LOS CARRILES DE LA VIDA”, un libro de retazos históricos, de anécdotas, de vivencias, de intrahistorias de un ser humano entrañable que ha contribuido con su esfuerzo personal y altruismo, junto a otros muchos, a hacer que nuestra vida sea un poquito mejor, por todo ello amigo Paco te estoy enormemente agradecido.

En el Centenario del nacimiento de Marcelino Camacho. A Paco Naranjo y a tantos otros cuyos “Carriles de la Vida” les marcó su esencia vital.