Si después de ver los miles de comentarios, reacciones, crónicas, artículos y notas de prensa en todos los medios de comunicación provinciales y regionales, y las redes sociales, especialmente tras la destitución de , ex directora provincial de Fomento de Albacete, aunque el problema viene de muy largo, se sigue pensando que aquí (en el PSOE) no pasa nada, o bien no se enteran o no tienen la suficiente valentía para decirlo de manera abierta. Intentar hoy en día (con las nuevas tecnologías y las redes sociales de por medio) tapar este enorme problema interno que tiene el PSOE es imposible y hasta contraproducente.

La fractura del PSOE es más que notoria y se vislumbra un futuro más que incierto si no se “democratiza” desde abajo y siempre con el pensamiento puesto en el bienestar del pueblo y no en el interés de sus dirigentes y correligionarios de turno.

Muchos van de socialistas y no tienen ni la menor idea de qué hablan.

Estoy seguro que , fundador del PSOE, hubiera querido otro talante y otra sintonía en el quehacer diario de los dirigentes actuales.

España necesita, más que nunca, un , sólido en lo esencial y sin personalismos. El forma parte de la columna vertebral de nuestra imperfecta Democracia y esencia viva de nuestra historia más reciente. No se podría entender nuestro País, tal y como lo conocemos, sin lo que el PSOE ha aportado a su desarrollo, por eso deberían de buscar, unos y otros, en los más profundo de su identidad socialista, con transparencia y claridad, esos principios que consisten, en lo fundamental, en conseguir el bienestar social, la justicia social y la igualdad para todos.

Una frase de Pablo Iglesias que todos los que se llaman ahora socialistas (todos de todos los “bandos”) se deberían de aplicar: “Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes“.

¡Pues eso!