Los recientes ‘acuerdos’, pendientes de formalizar, entre PSOE y PODEMOS, para oxigenar la situación de apalancamiento que vive Castilla-La Mancha en relación con los Presupuestos Regionales, no han hecho sino empeorar y dividir, todavía más, a las distintas corrientes internas que viven desde hace meses ambos partidos.

Por un lado, los socialistas ‘pro sanchistas’ solicitarán a los militantes partidarios de esta corriente que den un SÍ CRÍTICO (o se abstengan) a dicho ‘acuerdo’ con Podemos; mientras que los partidarios ‘susanistas’, que no quieren ver ni oír ningún tipo de ‘acuerdo’ con la formación morada, pedirán a los suyos que digan NO ha dicho ‘acuerdo’.

Por otra parte, en Podemos, las diferencias entre los partidarios del SÍ y el NO al ‘acuerdo’ han marcado férreas distancias y ambas corrientes han realizado, desde el pasado viernes que empezó la consulta a los inscritos del partido, distintas promociones en las redes sociales intentando convencer a unos y otros sobre las ventajas y desventajas de aceptar o no el ‘acuerdo’ de entrada de dicha formación en el .

Algunos incluso han manifestado que antes de que PSOE y PODEMOS establecieran estos últimos contactos, los socialistas castellano-manchegos intentaron un acuerdo con el con el fin de evitar pactar con Podemos; intento que, a la vista de los últimos acontecimientos, no dieron sus frutos y se optó por llamar a (Secretario General de Podemos en CLM) para buscar acercar posturas y limar algunas de las diferencias que, a priori, hacían imposible el ‘acuerdo’.

Tras finalizar este lunes el tiempo para que los inscritos en Podemos CLM votaran su decisión al respecto de la entrada, o no, al Gobierno Regional, recaerá sobre las distintas corrientes socialistas la responsabilidad de decidir de igual manera.

Mientras tanto, el Partido Popular ‘espera’ desde la grada el final de esta ‘película’ entre parte de la izquierda castellano-manchega, y va preparando su Partido para unas próximas elecciones que se prometen muy felices precisamente por estas divisiones entre la izquierda regional.

Pero la realidad es que, mientras todo esto va sucediendo, Castilla-La Mancha está sin Presupuestos y sin un Plan a seguir para los menos de dos años que quedan ya para el final de la Legislatura. Una Legislatura ‘perdida’ y que está dejando una profunda fractura entre la casi totalidad de los sectores económicos y sociales de la Región, aunque esto igual algunos no lo quieran reconocer.

Los Presupuestos se están prorrogando dependiendo de para qué cosas, para unas hay dinero y para otras no lo hay (¿pero no es el mismo Presupuesto?), suponemos que si se prorroga lo hará para todo, no solo para lo que más ‘nos pueda interesar políticamente’. Es difícil entender que muchas cosas estén prácticamente paradas habiendo partidas contabilizadas del Presupuesto de 2016 que sólo haría falta prorrogar. ¿O es que hay problemas más allá de lo que nos cuentan y que no se trata solo de prorrogar las cuentas del Ejercicio anterior? Veremos…

Este mes será crucial para el devenir de los acontecimientos y el futuro de los Partidos Políticos intervinientes y, sobre todo, de algunos de sus dirigentes. El desenlace, en breve. Pero lo más importante es que es de vital importancia para la sociedad castellano-manchega que está sufriendo estoicamente un proceso de desidia gubernativa (de todos los partidos políticos intervinientes) sin precedentes en la región.

La sociedad demanda, de manera urgente, RESPONSABILIDAD POLÍTICA, POR EL BIEN DE CASTILLA-LA MANCHA.

Artículo de , Director General del Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca