Uno logra grandes cosas no solo a través del trabajo, sino a través de un servicio extraordinario, de un trabajo que busca la calidad excepcional, la honestidad, la honradez, la empatía….

Esa es la diferencia entre trabajar, sin más, y buscar la superación constante como ser humano y como profesional. A esto se le llama ACTITUD hacia la vida. Por muchas carreras, títulos, máster y otras cosas para colgar en la pared, si no tienes ACTITUD te sirven de poco. Esta falta de ACTITUD es uno de los grandes problemas hoy en día en materia laboral.

A muchos estas palabras les sonarán a ‘chino’ y las tacharán de pedantes e incluso de otros tiempos. No me extrañaría nada, ese es el problema, que nos hemos olvidado de buscar la calidad en la excelencia en las cosas que hacemos, de sacar lo mejor de nosotros mismos en pro de un mundo mejor.

Aunque las imágenes de este vídeo adjunto no son reales, la historia que en él se cuenta, aun resumida, sí lo es.

VÍDEO