Tal y como nos cuenta el máximo responsable del área de Formación de FEDA (incluida su prestigiosa Escuela de Negocios y ésta iniciativa que hoy protagoniza nuestro espacio de tertulia), el Programa Sherpa surgió “hace seis años” fruto de la necesidad de asistencia integral que FEDA detectó (recién llegada a sus, entonces, nuevas instalaciones) que requerían quienes, cada vez en mayor número, se acercaban hasta la Confederación con el deseo de poner en marcha su propia empresa.

“Nos dimos cuenta de que cada vez el volumen de personas con ideas de negocio y proyectos de emprendimiento reales era mayor, así que decidimos montar un Programa específico con varias líneas de apoyo; desde que empezamos a trabajar en la estructura del programa siempre estuvo con nosotros la Diputación de Albacete (después se unió también el Ayuntamiento de Albacete y ); se trata de un programa de apoyo a emprendedores de toda la provincia, enfocado a ayudarles a superar, sobre todo, esas primeras barreras que encuentran en su camino de emprendedor…”, introduce Carlos Muñoz.

“Les ofrecíamos ese asesoramiento pero queríamos ir más allá, estar también en cuestiones como el modelo de negocio, la previsión económico-financiera, el marketing…” explica, señalando esas lagunas mayores que encontraban en los participantes y que, en la gran mayoría de los casos, tenían que ver con temas relacionados más directamente con la más pura gestión empresarial.

Julia y José, ganadores del Sherpa y ejemplo para muchos emprendedores

José Roldán fue ganador de la IV edición del Programa Sherpa de FEDA con su proyecto ‘Transfor Motoescuela’ que lleva desde 2016 consolidado; Julia Arteaga venció en la V edición y, desde octubre de 2017, puso en marcha su negocio: la academia de yoga ‘Yoguineando’.

Al hilo de la presentación de ambos invitados y de sus caminos empresariales, Carlos incide en cifras ciertamente destacables: las empresas nacidas a través del Programa Sherpa ‘sobreviven’ al primer año en el 76% de las ocasiones, mientras que los casos de éxito fuera del Programa, se reducen al 24%.

Julia nos cuenta que se decidió a montar su academia de yoga tras formarse en ello porque comenzó a practicarlo hace años y le apasionó desde el primer momento: “Yo quería evitar un autoempleo y también la economía sumergida; quería hacerlo todo legalmente y, poco a poco, ir creciendo…” explica. “Decidí formarme y empezar a dar clases a la vez que comencé a dibujar y a compartir en mis Redes Sociales esas viñetas de humor en torno al yoga que iba creando a partir de experiencias personales; hice un blog y tenía cada vez más seguidores… y comencé a mezclar todo eso; conocía Sherpa de verlo en carteles en la Universidad y un amigo me habló de ello…”, y así dio el paso de llegar hasta el Programa que FEDA dedica, expresamente, a los emprendedores como ella.

Carlos apunta que cuando una persona da el paso de emprender su propio negocio, “le cambia mucho el chip…”. “Muchas veces somos nosotros mismos los primeros que impedimos que nuestras grandes ideas afloren al exterior, a veces por miedo a que se la puedan ‘quitar’…, pero yo siempre recalco que cuando un emprendedor comunica o comparte su idea con otros, se enriquece el proyecto; animo a que la gente diga y materialice sus ideas”, asegura. Y Julia relata cómo aumenta la motivación que se siente al ver crecer tu propia idea, “como si de un hijo se tratara…”.

El caso de José Roldán puede decirse que casi nace con él: tercera generación de una familia de amantes a las motos; recuerda que su madre fue precisamente una de las personas que más le animó a poner en marcha este proyecto que hoy es su realidad y que le apasiona; compaginó con ello su trabajo de profesor: “Las dos cosas se unieron y ahí nació Motoescuela; el objetivo es trabajar desde el inicio, desde esa persona que nunca ha subido en moto, pero empatizando en el reto de saber manejar una moto y en que conozca el porqué de cada cuestión que conforma la formación que hay que pasar en el examen…”, introduce.

Teoría y práctica van unidas y se complementan con rutas reales que realizamos para que, de manera continua, la formación lleve moto y motorista de la mano: “Uno paga la matrícula de Motoescuela y sigue formándose durante toda la vida; tenemos un grupo con 74 miembros, y unos a otros nos ayudamos” explica él mismo, lleno de orgullo: “La buena formación salva vidas” recuerda, tal y como reza el propio eslogan de Motoescuela.

Volviendo de nuevo al negocio de Julia, señala que “el yoga se adapta a todo el mundo, todos lo pueden practicar: a través de posiciones muy sencillas, coloca la espalda de otra forma y rejuvenece el cuerpo; además, se trabaja la respiración y la mente, y así optimizas tu energía; es buenísimo para todo”, nos explica.

Nos cuenta que el negocio le va genial porque “el yoga que había en Albacete era muy clásico”, y ella (que practica todos los tipo de yoga que existen) asegura que prefiere entrar en la gente a través de lo físico (como comenzó haciendo ella misma en su día) para luego llegar a la mente a través de la respiración, lo que afirma que “a la gente le está gustando…”.

Carlos Muñoz explica que lo que se hace con los proyectos que llegan para participar en cada edición de las seis (con la de este año) que lleva en marcha el Programa Sherpa, es “una primera toma de contacto para conocerlos y ver qué criterios cumplen”; se eligen veinticinco participantes y, a través de un día de presentación, se comienza a trabajar con cada uno de ellos teniendo en cuenta su diferenciación, sus posibilidades de éxito, y todo tipo de variables fundamentales.

Carlos Muñoz (FEDA): “Lo principal es la pasión, la ilusión, y esas son características de todos los que pasan por el Programa Sherpa…”

“Ellos vienen ya con un conocimiento grande en sus áreas –señala Carlos-; los déficit que normalmente traen son cuestiones ajenas a eso y más relacionadas con la propia gestión empresarial; pero lo principal es la pasión, la ilusión, y esas son características de todos los que pasan por el Programa Sherpa; lo que ponemos nosotros son herramientas que ellos puedan utilizar y eso es importante, pero lo es mucho más lo que ponen ellos…”.

En cuanto a los docentes que participan en Sherpa, el responsable del área de Formación de FEDA detalla que responden a tres perfiles: “Son docentes, son gente de empresa y son consultores profesionales de negocio (cada uno en su área); eso, unido a la metodología que ponemos en marcha (basada en el ‘saber hacer’ más que en el ‘saber’) resulta fundamental”.

Otra de las principales barreras que se encuentran los emprendedores está en ellos mismos y radica en el miedo que suele darles hablar en público (incluso si es de algo que ‘dominan’ como su trabajo o sus negocios): “La timidez no se cura, se aprende a gestionarla, y hay herramientas para hacerlo; la formación en oratoria no la teníamos en las dos primeras ediciones del Sherpa y, cuando llegaba el momento de la presentación de sus ideas de negocios ante sus compañeros en 90 segundos, hubo incluso desmayos en esos dos primeros años…; partir de la tercera edición se incluyeron dos sesiones de diez horas con un formador experto en exposiciones públicas y en oratoria y, a partir de entonces, esas presentaciones públicas de los proyectos por parte de los participantes en el Programa fueron todo un éxito…”, relata Carlos. “Tener las pautas claras y ser tú es la clave para superar esos miedos de enfrentarse públicamente”, señala José al respecto.

Como mensaje final, Julia se dirige especialmente a aquellos otros futuros emprendedores que tengan en estos momentos alguna idea de negocio rondándoles la cabeza…: “Les diría que se lancen porque es totalmente necesario; con Sherpa son dos meses súper intensos en los que el autónomo tiene siempre un tutor que le guía, y muchos profesionales que van arrojándote luz en el camino y que te quitan muchos pájaros de la cabeza… es lo mejor que te puede pasar como emprendedor”, señala.

Por su parte, José ahonda en lo importante de comenzar esta aventura con garantías de poder llevarla a cabo: “He notado por determinados partidos políticos aquello de ‘emprende, sal de la zona de confort…’, pero hay que decir también la verdad; yo defiendo ir a asesorarnos, a poner los pies en el suelo y a que nos puedan decir si ese ‘hijo’ empresarial que está por venir viene sano o si es mejor no tenerlo…”, subraya.

Los interesados en participar en la que será la VI edición del Programa Sherpa de FEDA pueden presentar sus proyectos a la hasta finales de julio dentro de una convocatoria que está abierta a todos los emprendedores y emprendedoras de la provincia de Albacete que, por qué no, pueden ser (junto a Julia, José, y tantos otros), nuevos protagonistas de esta ‘caja de herramientas’ ejemplar, formadora de emprendedores del siglo XXI, que es en sí Sherpa.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta nueva entrega de ‘Empresario, carrera de fondo’ a través del vídeo que acompaña este resumen por adelantado de parte de su contenido.