El atentado de tenía lugar en torno a las cinco de la tarde, cuando una furgoneta blanca, marca Fiat, que posteriormente se ha conocido que había sido alquilada, se adentraba en el carril central de La Rambla, desde la entrada del Metro de la Plaza de Cataluña hasta la entrada del Liceo.

Un trayecto peatonal de más de 500 metros en los que el conductor del vehículo ha arrollado a todos los viandantes que encontraba a su paso y lo ha hecho, además, haciendo eses para atropellar a la mayor cantidad de gente posible.

Tras los primeros momentos de confusión en los que no se confirmaba si el atropello se trataba de un atentado, se ha sabido que el conductor, que vestía con una camisa de rayas azules, se bajó del vehículo y huyó hacia el barrio Gótico.

Los Mossos d’Esquadra activaron de inmediato la ‘operación jaula’, que está prevista para casos de atentados y con el fin de cerrar una determinada zona y evitar que huyan los sospechosos. Esto provocó un bloqueo de casi todo el centro turístico de la ciudad, con cientos de personas que se han refugiado en tiendas, cafeterías y oficinas tras la petición de la Policía autonómica de que las personas que se encontraban en la zona de Plaza de Cataluña se quedaran donde estaban hasta nuevas indicaciones.

Pasadas las once de la noche, la Policía aún tenía confinadas a parte de estas personas, que iban saliendo por grupos, tras ser identificadas por la policía autonómica, que también ha registrado restaurantes y locales para comprobar que no hubiera nadie escondido.

DOS FURGONETAS ALQUILADAS

Los Mossos, que no reconocieron oficialmente hasta las 18:50 de la tarde que se trataba de un atentado, pidieron a la población que evitaran el centro de la ciudad y dieron la alarma de que había una segunda furgoneta alquilada por las mismas personas que habían contratado la utilizada en el atentado. Esta última, también blanca y de la marca Fiat, fue localizada en la Vic (Barcelona) a media tarde.

Las primeras imágenes del atentado mostraban multitud de cuerpos tendidos por el suelo y personas socorriéndolos, pero a medida que pasaban las horas se fue conociendo la magnitud de los daños personales. Este viernes, el balance es de al menos 13 fallecidos y más de 100 personas hospitalizadas con heridas de diversa consideración, en este atentado

ATAQUE EN CAMBRILS (Tarragona)

Un ataque en Cambrils (Tarragona) acaba con cinco terroristas abatidos cinco civiles heridos y una fallecida

Cinco terroristas han sido abatidos por los Mossos d’Esquadra y cinco civiles han resultado heridos en un ataque producido esta noche de viernes en Cambrils (Tarragona). Una mujer se encontraba en estado crítico, en el Hospital Joan XXIII de Tarragona ha muerto tras el ataque en Cambrils (Tarragona), con lo que la cifra de víctimas mortales en el atentado se ha elevado a un global de 14. Además, un agente ha resultado herido leve en el tiroteo con los terroristas.

Sobre la una de la madrugada de este viernes, los mossos anunciaban en la red social que habían desplegado un operativo en la localidad costera y reclamaban a sus vecinos que se refugiaran en casa. El tiroteo ha evitado un atropello múltiple de consecuencias más trágicas solo unas horas después de que una furgoneta provocara la muerte de al menos 13 personas en La Rambla de Barcelona, un ataque que ha sido reivindicado por el Estado Islámico.

Según ha relatado el conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, en declaraciones a la radio Rac1 recogidas por Europa Press, los terroristas conducían un vehículo que habría volcado, momento en el que los agentes dispararon.

Forn ha anunciado después al canal 3/24 que se investiga la conexión de los dos ataques producidos en Catalunya, así como con el suceso del pasado miércoles en Alcanar (Tarragona), donde se produjo una explosión en una vivienda que provocó la muerte de una persona.

Un quinto terrorista había sobrevivido al tiroteo, siendo detenido, pero ha muerto poco después, tal y como ha confirmado la policía catalana. Los agentes han procedido a realizar varias detonaciones controladas tras el incidente con los atacantes.

Tras el suceso, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha destacado el trabajo de los Mossos d’Esquadra. “Gran trabajo de los Mossos en estas horas críticas y trágicas”, ha escrito Puigdemont en su cuenta personal de Twitter.

Ante la alarma que ha producido este segundo ataque en apenas ocho horas, los Mossos han desmentido también a través de Twitter que se haya producido un incidente similar en Reus (Tarragona) y han pedido a la ciudadanía que no difundan falsos rumores.

Trapero: “Tenemos la hipótesis de que el atentado se preparaba desde hacía un cierto tiempo en Alcanar”

Los detenidos son jóvenes de entre 21 y 34 años, sin antecedentes por terrorismo

El mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha explicado que trabajan con la hipótesis de que el atentado en Barcelona se preparaba “desde hacía un cierto tiempo” en el chalet de Alcanar (Tarragona), que registró dos explosiones por bombonas este miércoles.

En una rueda de prensa junto al conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, Trapero ha dicho que una de las líneas de investigación trabaja con la idea de que, después de la explosión, “hicieron a la desesperada los atentados de Barcelona y Cambrils”.

“No es lo que tenían pensado en un principio”, ha expresado, y ha dicho que la investigación está centrada en identificar a las personas que se movían en el domicilio de Alcanar, de los cinco abatidos en Cambrils y de las personas que alquilaron los tres vehículos.

Ha recordado que ya se han producido cuatro detenciones: el herido en la explosión de Alcanar y tres en Ripoll (Girona), y ha asegurado que ninguno de ellos tiene antecedentes de naturaleza vinculada a delitos de terrorismo.

“Su perfil es de personas joven. El más joven tiene 21 años. Los otros tienen 27, 28 y 34 años”, ha destacado Trapero, que ha asegurado que se pueden producir nuevas detenciones durante las próximas horas.

MUERTO DE SANT JUST

Trapero ha explicado que examen forense del cadáver encontrado en el vehículo que se interceptó en Sant Just Desvern (Barcelona) después de saltarse un control y arrollar a un agente de los Mossos en la avenida Diagonal determinó que no había muerto por los disparos de la policía, sino por una herida de arma blanca.

“Con los datos que tenemos ahora y la descripción que tenemos, no podemos relaciona este hecho con la explosión en Alcanar ni con los hechos en La Rambla ni en Cambrils”, ha explicado.

Forn y Trapero han destacado el trabajo realizado por las fuerzas y cuerpos de seguridad, y han agradecido la colaboración ciudadana y las muestras de apoyo recibidas durante las últimas horas, aunque han pedido huir de triunfalismos y continuar trabajando en la investigación.