• ​ Rechaza el Plan Presupuestario 2018 porque es continuista con el ajuste económico y social a pesar de que la economía lleva 4 años creciendo y hay previsión de que continúe así.
  • Apuesta por un AENC, sólo si mejora los derechos laborales y contempla una mejora salarial.

  • Constata el escaso compromiso del Gobierno para negociar, lo que explica los lentos avances en las mesas de diálogo social tripartito.

El tercer ha aprobado una Declaración en la que insta al Gobierno a cambiar, de manera urgente, su política económica y que abandone los recortes y ajustes aplicados desde 2010. En este sentido, rechaza el Plan Presupuestario 2018 porque es continuista y supondrá una nueva pérdida de calidad de vida de la mayoría de la población, de la cohesión y de la justicia social. Se recorta de nuevo el gasto, en términos de porcentaje del PIB, en sanidad, educación y políticas para el empleo, ámbitos en los que España sigue estando por debajo del gasto medio de la zona euro y pretende congelar de nuevo las retribuciones de los empleados públicos.

Tras 4 años de crecimiento del PIB, y con previsión de que continúe, las empresas cada vez ganan más, se reparten más beneficios, crecen los salarios de los presidentes, consejeros y altos directivos y ya han recuperado el nivel de beneficios anterior a la crisis, pero las familias de los trabajadores y las trabajadoras no ven incrementar sus salarios y ni mejorar su nivel de vida.

No es admisible que el empleo que se cree sea esencialmente precario y de baja calidad y que el modelo de trabajo, consolidado por la reforma laboral de 2012, se base en la temporalidad, el tiempo parcial involuntario y la reducción de derechos laborales.

El 3º califica de “intolerable” que, pese a este crecimiento económico y de beneficios empresariales, no se reduzcan los niveles de pobreza y desigualdad de nuestro país, que son de los más elevados de la UE y afirma que “una política económica que no reduce la pobreza y la desigualdad y que no mejora la calidad de vida de las capas sociales más desfavorecidas es una política fracasada”.

Propone establecer un modelo de crecimiento más sólido y sostenible, basado en un reparto más justo y eficiente de la riqueza. “Para ello, es preciso mejorar la calidad del empleo, aumentar el poder adquisitivo de los salarios, reforzar las prestaciones básicas del estado de bienestar (desempleo, pensiones, dependencia, asistencia social), potenciar los servicios públicos esenciales (sanidad y educación), relanzar la inversión pública productiva, otorgar un mayor peso al tejido industrial y aumentar la competencia en el tejido productivo. Ello requiere, de “un esfuerzo colectivo de diálogo, que facilite la construcción de un nuevo contrato social, que consolide una nueva y larga fase de bienestar para toda la ciudadanía”.

El 3º Comité Confederal aboga por seguir impulsando la lucha por la igualdad de género y la eliminación de la brecha salarial (que en España permanece estancada, mientras en la UE disminuye) y anima a difundir la campaña del sindicato #YoTrabajoGratis que denuncia que, como consecuencia de esta brecha, las mujeres trabajan gratis desde el 8 de noviembre hasta el 31 de diciembre.

Negociación Colectiva

El Comité concluye que los objetivos del sindicato para la negociación colectiva de 2018 se pueden resumir en dos: fortalecer los derechos y recuperar salarios.

En materia salarial, y en coherencia con la fase expansiva del ciclo económico que atravesamos desde 2014, la negociación para 2018 debe dirigirse a lograr nítidas ganancias de poder de compra para los salarios. Ello supone alcanzar un aumento medio en el entorno del 3%, atendiendo siempre a la situación concreta de cada empresa o sector, incluyendo cláusulas de garantía salarial; e introducir en los convenios colectivos salarios mínimos garantizados de al menos 1.000 euros, en desarrollo de la campaña #PonteA1000, que iniciamos en el mes de agosto de este año.

UGT sigue apostando por la igualdad en el ámbito laboral, aprobando en el Comité documentos donde se aportan criterios de igualdad para la negociación colectiva de convenios y planes de igualdad, así como criterios para la negociación de protocolos de acoso sexual y/o por razón de sexo.

Situación del Diálogo Social

El 3º Comité Confederal ha resuelto que sólo refrendará un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) si mejoran los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras, con “criterios salariales que supongan una ganancia nítida de poder de compra”.

En cuanto al Diálogo tripartito, el Comité ha constatado que el Gobierno ofrece poco y demasiado lento porque “sigue confundiendo diálogo con comunicación unilateral, y negociación con mera información. En la actualidad siguen abiertas 4 mesas, pero el diálogo social está prácticamente paralizado.

Otros aspectos analizados y valorados por el 3º Comité Confederal han sido la proclamación del Pilar Europeo de los Derechos Sociales, la necesidad de actuar urgentemente contra los efectos del cambio climático y seguir combatiendo la siniestralidad laboral.

, Vicesecretaria General de UGT