Las elecciones generales que España vivió el 15 de junio de 1977 se celebraron para elegir a los miembros que iban a constituir las Cortes - y -. Se trató de las primeras elecciones libres que se celebraban en nuestro país desde la Segunda República, (las últimas fueron, exactamente, en febrero de 1936) y tras la dictadura de .

Se convocaron por el entonces presidente para configurar unas Cortes Consituyentes que legislaran una nueva Constitución que completase la reforma del antiguo sistema franquista que había regido las instituciones desde 1939. Las Cortes resultantes de aquellos comicios redactaron, posteriormente, la Constitución de 1978.

En aquellos primeros comicios ‘en libertad’ los electores apostaron mayoritariamente por partidos de centroderecha y centroizquierda. El presidente Suárez (que había sido nombrado el 3 de julio del ’76 por el rey, don I, para conducir la reforma política), creó una plataforma de ‘centro democrático’ en la que se agrupó con varios partidos en la que posteriormente se conoció como ‘Unión de Centro Democrático’. electoral (formada por buen número de pequeños y medianos partidos centristas o liberales) ganó aquellas elecciones del ‘77, quedándose a unos escaños de alcanzar la mayoría absoluta.

El Obrero Español, entonces liderado por el joven abogado , cosechó también unos grandes resultados obteniendo la segunda posición con casi 120 escaños que le situaron como el principal partido de la oposición.

El de España (PCE), que durante la dictadura se distinguió por su lucha contra el franquismo siendo, de hecho, el principal partido de la oposición anti-franquista, estaba liderado por y logró en los comicios de junio del ’77 el tercer puesto con 20 diputados. Se da la circunstancia de que su legalización se había producido muy poco tiempo antes que estas elecciones, concretamente el 9 de abril de 1977.

El profesor concurrió a las elecciones en el PSP, una coalición de varios partidos que habían conformado la Federación de Partidos Socialistas y que logró 6 escaños.

Más a la derecha que la UCD, , (ministro durante los años del desarrollismo franquista y, posteriormente, vicepresidente y ministro de Gobernación del primer gobierno del rey), lideró la Federación de Partidos de (AP) que, representando al franquismo sociológico, alcanzó los 16 diputados.

Varios partidos nacionalistas, destacando los catalanes y vascos, también obtuvieron representación parlamentaria.

El ‘proyecto reformista’ de Suárez como antesala

En julio del ’76 Suárez dio a conocer su ‘proyecto reformista’ señalando que su objetivo era que los Gobiernos futuros del país fueran el resultado de la libre voluntad de la mayoría de los españoles, y anunció elecciones generales para antes del final de junio del año siguiente.

El proyecto de Ley para la Reforma Política planteaba crear unas nuevas Cortes con dos cámaras, el Diputados y el Senado (compuestas de 350 y 204 miembros respectivamente y elegidas por sufragio universal, excepto los senadores designados por el rey). Además, quedaban abolidas todas las instituciones franquistas sin excepción. Dicho proyecto de Ley se aprobó por las Cortes franquistas el 18 de noviembre de 1976.

También el gobierno convocó un referendum popular para el día 15 de diciembre, donde el ‘Sí’ ganó abrumadoramente con el 94,2 % de los votos: La Reforma política quedaba legitimada por el voto popular. El propio gobierno de Suárez fue el encargado de convocar elecciones generales.

Legalización de partidos previa a las elecciones

Entre el final de 1976 y la mitad de 1977 el gobierno procedió a la legalización de muchos de los partidos adscritos a la Oposición antifranquista, como el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el . También se incorporaron al marco legal nuevas formaciones políticas, como la Alianza Popular de Manuel Fraga.

Suárez siguió al frente del antiguo partido franquista, FET y de las JONS, que disolvió en abril de 1977 para crear esa plataforma de varias formaciones con la que presentarse a los comicios (y que acabó siendo la UCD).

Sin embargo, el continuaba siendo una formación ilegal, lo que constituía un escollo en los planes del gobierno Suárez. El 9 de abril fue finalmente legalizado, decisión ésta que se encontró con una fortísima oposición por parte de las Fuerzas Armadas. A cambio, el Partido Comunista tuvo que aceptar la monarquía como forma de gobierno y también la bandera rojigualda.

La hostilidad de ciertos mandos militares hizo que el Gobierno y la oposición fueran prudentes al negociar la ley electoral, pero la campaña transcurrió en un ambiente festivo.

Resultados de las primeras elecciones ‘libres’, marcadas por la alta participación de los españoles

Finalmente el 15 de junio de 1977 se celebraron las elecciones, marcadas por una altísima participación (casi del 80% del censo) y sin que se produjera ningún incidente destacable durante la jornada. Ganó la Unión de de Adolfo Suárez, que consiguió el 34 % de los votos y 165 escaños (a tan solo 11 diputados de alcanzar la mayoría).

En segunda posición quedó el PSOE que logró el 29,3 % de los votos y 118 diputados, desbancando por amplio margen al PCE (que cosechó el 9,4 % de los votos y 20 diputados) a pesar de haber sido éste el partido que había soportado el mayor peso en la lucha antifranquista.

También quedó desbancado el Partido Socialista Popular (PSP) de , que obtuvo seis diputados y el 4 % de los votos.

Otro gran derrotado en aquellas elecciones fue la neofranquista Alianza Popular Fraga: sólo logró el 8,3 % de los votos y 16 diputados (13 de ellos fueron ministros con Franco). La mayor debacle la sufrió la Federación de la Democracia Cristiana de Joaquín Ruiz Giménez y de , (que fue líder de la CEDA durante la Segunda República): contra todo pronóstico, no logró ningún diputado, pese a los 215.841 votos que alcanzó. El partido de Ruiz-Giménez, Izquierda Democrática (ID), sí entró en el Senado con cinco escaños.

Además, ni la extrema derecha ni la extrema izquierda lograron representación parlamentaria.26 La antigua Falange Española Tradicionalista y de las JONS vivió la lucha de poder entre varias organizaciones que reclamaban ser el sucesor del antiguo ‘Movimiento Nacional’, y esa división les arrebató la representación parlamentaria.

Los tradicionales partidos republicanos o sus herederos (Izquierda Republicana o Acción Republicana Democrática Española) no pudieron participar directamente en esas elecciones, al no ser legalizados por el hasta unos meses después de los comicios. El histórico Partido Carlista liderado Carlos Hugo tampoco pudo concurrir por no estar autorizado, aunque también fue legalizado meses después.

En el País Vasco, el consiguió 8 escaños y la coalición Euskadiko Ezkerra 1; en Cataluña, el Pacte Democràtic per Catalunya de logró 11 diputados y la coalición Esquerra de Catalunya, 1.

Elecciones Generales y presidentes de la España democrática tras la dictadura hasta la actualidad

La comenzó formalmente el 13 de julio de 1977 cuando se constituyeron las Cortes con arreglo a la Ley para la Reforma Política. Tras la victoria por mayoría simple de la Unión de Centro Democrático, Suárez fue confirmado como presidente del Gobierno por el rey Juan Carlos I y formó su segundo Gobierno.

Durante esa legislatura se culminó el proceso de la Transición y se desarrollaron los trabajos parlamentarios para la redacción y aprobación de la Constitución Española. Tras aprobarse ésta en referéndum el 6 de diciembre de 1978 (con el 88,54 por cien de votos favorables, que representaban el 67,11 % del censo electoral), entró en vigor el 29 de diciembre. El 2 de enero de 1979 se disolvieron las Cortes y se convocaron elecciones generales que dieron lugar a las Cortes de la I Legislatura.

Esas segundas elecciones generales se celebraron el 1 de marzo de 1979 y las volvió a ganar la UCD. Adolfo Suárez necesitaba el consenso con el resto de las fuerzas políticas para sacar adelante multitud de leyes orgánicas. El 25 de octubre de ese mismo año llegó la Autonomía para Cataluña y Euskadi y, entre 1979 y 1983, apareció paulatinamente el resto de CC.AA.

El 29 de enero de 1981 las tensiones internar en la UCD provocaron la dimisión de Adolfo Suárez. El 23 de febrero se produjo el Golpe de Estado por de Tejero y Milans del Bosch, que fue desactivado en pocas horas. Dos días más tarde (el 25 de febrero), (UCD) asumía la presidencia del gobierno de España.

El 28 de octubre de 1982 se celebraron las siguientes elecciones Generales, que venció por mayoría absoluta el PSOE de Felipe González. El partido Unión de Centro Democrático desapareció de la escena política.

Entre 1982 y 1996 el partido Socialista Obrero Español liderado por Felipe González se mantuvo en la presidencia del gobierno, (en esta etapa, exactamente en 1986, se produjo la entrada efectiva de España en la Comunidad Europea, posteriormente llamada Unión Europea).

En esos años se produjeron sucesivas victorias electorales del PSOE en comicios Generales (en 1986 y 1989, por mayoría absoluta pero, entre 1993 y 1996, el PSOE gobierna con el apoyo de los nacionalistas).

En 1996 el vence las elecciones Generales y José Mª Aznar se convierte en presidente del Gobierno con el apoyo de los nacionalistas. En el año 2000 vuelve a salir triunfador, pero esta vez lo hace alzándose con la mayoría absoluta de la Cámara.

El partido Popular se mantuvo en la presidencia del Gobierno hasta las Generales del 14 de marzo: de 2004. En esos comicios, el Partido Socialista Obrero Español liderado por alcanza La Moncloa, donde permaneció también tras las Generales del 9 de marzo de 2008 (las décimas desde la restauración de la Democracia en España) en la que fue la IX legislatura democrática tras la dictadura. En ellas, el PSOE logró 169 escaños, superando por primera vez en su historia los 11 millones de votos pero quedándose, a pesar de ello, a 7 diputados de la mayoría absoluta.

El Partido Socialista se mantuvo en el Gobierno hasta las Generales del 20 de noviembre de 2011 cuando, encabezado por Rubalcaba, perdía las elecciones dejándose en el camino más de 4 millones de votos respecto a la última cita con las urnas). La victoria fue para el Partido Popular liderado por que, en cambio, cosechó los mejores resultados de la formación (superando incluso los de Aznar en el 2000).

Las Generales de diciembre de 2015 desencadenan una serie de ‘primeras veces’ en la política de nuestro país

El domingo 20 de diciembre de 2015 se celebraron las XII elecciones Generales desde la restauración de la democracia (primeras con como Jefe del Estado). El obtuvo el mayor número de votos y escaños (con 123 diputados y un 28,72 % de sufragios) pero, respecto a las elecciones de 2011, perdió 63 escaños y más de tres millones y medio de votos, con lo que no revalidó la mayoría absoluta. Si bien sí logró mantenerla en el Senado.

Tras esos comicios, caracterizados por ser los primeros en los que nuevas formaciones políticas (Podemos y Ciudadanos) habían logrado una importantísima representación parlamentaria que acabó con la alternancia del bipartidismo que había regido hasta el momento, el 22 de enero de 2016, la emitió un comunicado en el que informaba que, tras el ofrecimiento del rey Felipe VI a que Mariano Rajoy fuera el candidato a la investidura a presidente del Gobierno (al ser el Partido Popular la fuerza más votada), Rajoy declinó por no contar de antemano con suficientes apoyos como para sacar adelante la investidura. Fue un hecho inédito en la historia de nuestro país.

Ante tal circunstancia, el 2 de febrero, el secretario general del PSOE y candidato de esa formación a la presidencia del Gobierno, , aceptó el encargo del formar gobierno y someterse a la sesión de investidura, que tuvo dos a dos votaciones, una el 2 de marzo y otra dos días después. En la primera, sólo contó los votos de su partido y los de Ciudadanos. En la segunda, los mismos votos y un único voto más de . Era también la primera vez en la Historia de España que esto ocurría: el país continuaba sin gobierno.

El día 3 de mayo de 2016, se activó lo dispuesto en el artículo 99.5 de la Constitución española de 1978 y el Rey disolvió las Cortes para convocar de nuevo elecciones generales. Ese artículo establece que, ‘si transcurrido un plazo de dos meses a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato obtuviere la confianza del Congreso, el ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso’.

Así, el 26 de junio de 2016 se celebraron nuevamente comicios generales tras el ‘intento fallido’ del anterior diciembre. Nuevamente venció el PP con un 39,14% de los votos y 137 escaños (sumando 14 diputados más en el Congreso respecto a la fallida y brevísima legislatura anterior), y mantuvo la mayoría absoluta en el Senado.

Tras la ronda de contactos que nuevamente abrió el Rey, Mariano Rajoy sí acepta el encargo de formar gobierno. La presidenta del Congreso de los Diputados anunció que la sesión de investidura comenzaría el 30 de agosto. El 28 de agosto, PP y Ciudadanos firmaron un pacto de 150 medidas para investir a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. A este acuerdo se sumó posteriormente Coalición Canaria exigiéndole 15 medidas más a Rajoy. A pesar de ello, Sánchez mantuvo su negativa y los diputados del PSOE votaron ‘No’. En su investidura no obtuvo los votos necesarios y, por lo tanto, Rajoy no fue investido presidente.

Tras esto, varios miembros de la ejecutiva federal del Partido Socialista presentaron su dimisión en bloque para provocar la de Pedro Sánchez como Secretario General del partido. En la tarde del 1 de octubre de 2016, durante la celebración de un tenso , Pedro Sánchez presentó su dimisión como secretario general y esa noche se notificaba que le sucedería una gestora provisional, al frente de la cual estaría el presidente del Principado de , .196 Tres semanas después, el del PSOE acordó abstenerse en la segunda votación de la investidura de Rajoy.

Tras volver a aceptar el encargo del Rey, Rajoy se sometió a una segunda sesión de investidura, en la que logró ser investido en segunda ronda por mayoría simple (tras haber trascurrido 315 días de gobierno en funciones y cuando quedaban dos días para que las Cortes se disolviesen automáticamente y los españoles fueran llamados por tercera vez a las urnas), con la abstención de 68 de los 83 diputados presentes del PSOE, los votos favorables del PP, C’s, CC, y los aliados electorales del PP (UPN y Foro Asturias).

La mañana del 31 de octubre, Rajoy juró su cargo como presidente del gobierno ante el rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela dentro de la presente legislatura en la que, apenas seis meses después de iniciada, ya se ha celebrado la tercera Moción de Censura que tiene lugar en la historia de estos 40 años de política democrática española. Presentada por Podemos (con su líder, Pablo Iglesias, como candidato a la presidencia) como respuesta a los numerosos casos de presunta corrupción política judicializados y relacionados con el Partido Popular y con el objetivo de sacar a éste y a Rajoy del Gobierno. Una Moción de Censura cuyo debate se ha celebrado estos 13 y 14 de junio sin lograr los apoyos parlamentarios suficientes para salir adelante.