El Ministerio del Interior de Francia ha elevado a primera hora de este viernes a 84 los muertos en el ataque en la localidad de . Además, el presidente de Francia, , ha informado de que unas 50 personas heridas se encuentran “entre la vida y la muerte”, por lo que las autoridades no descartan que aumente la cifra. Un total de 188 personas han sido atendidas.

Alrededor de las 23.20 un camión ha arrollado a las personas congregadas en el Paseo de los Ingleses de Niza a la altura de la plaza de Masséna, donde esperaban ver los fuegos artificiales que iban a servir de cierre a las celebraciones del Día Nacional.

El conductor del camión ha fallecido por disparos de la Policía. “Ha sido neutralizado”, ha confirmado el portavoz del Ministerio de Interior, Pierre-Henry Brandet, al tiempo que ha subrayado que la investigación en curso determinará si se trata de una sola persona o hay más involucradas.

La informó a través de su cuenta oficial en de que había un operativo “en marcha” y la Gendarmería ha recomendado a los habitantes de Niza que se mantengan alejados del centro de la ciudad.

Por su parte, el Ministerio de Interior francés anunció la puesta en marcha del plan ORSEC, el sistema de gestión de crisis para garantizar la seguridad de los civiles.

François Hollande ha extendido tres meses más el estado de emergencia, declarado tras los atentados de noviembre en , indicando que “no se puede negar el carácter terrorista” del atropello.

“UNA DECENA DE NIÑOS MUERTOS”

Christian Estrosi ha asegurado que las imágenes de videovigilancia que han captado el atentado de Niza “son muy claras” y que ya han sido puestas a disposición de los jueces que investigan lo sucedido, ha informado la cadena de televisión gala BFM.

Estrosi ha afirmado, además, que hay “una decena” de niños entre las víctimas mortales del ataque.

“50 PERSONAS ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE”

Más tarde, el presidente de Francia, François Hollande, ha informado de que unas 50 personas heridas en el atentado del jueves en Niza se encuentran “entre la vida y la muerte”, por lo que las autoridades no descartan que aumente la cifra.

“Hay una cincuentena de personas están todavía en urgencia absoluta, entre la vida y la muerte”, ha advertido el mandatario galo en declaraciones a los medios desde Niza, a donde ha llegado este viernes por la mañana junto a otras autoridades del Gobierno.

El Ministerio de Salud ha confirmado en un comunicado que 188 personas han sido atendidas tras el atropello masivo y, de ellas, 48 se encuentran en “urgencia absoluta”. Veinticinco de los heridos están en “reanimación”.

El mandatario francés ha explicado que, entre las víctimas, figuran franceses pero “también muchos extranjeros” y “muchos niños”. Hollande se ha reunido con algunos de los heridos, muchos de los cuales “arrastrarán toda su vida el trauma” de lo vivido durante la fiesta nacional.

“¿Por qué Niza? Porque es una localidad mundialmente conocida. Una de las ciudades más bonitas del mundo”, ha destacado Hollande. “¿Por qué el 14 de julio? Porque es la fiesta de la libertad”, ha lamentado, confiado en que Francia será capaz de “superar las pruebas” si encara con “unidad” las amenazas futuras.

IDENTIFICACIÓN DE LAS VÍCTIMAS

En cuanto a la identificación de las víctimas, por el momento, el Departamento de Estado de EEUU ha confirmado la muerte de dos ciudadanos estadounidenses, según ha hecho saber en su cuenta oficial de Twitter.

Además, un ciudadano tunecino también figura entre las 84 víctimas, según han informado las autoridades del país norteafricano.

MOHAMED LAHOUAIEJ BOUHLEL, IDENTIFICADO COMO EL AUTOR

El autor del atentado ha sido identificado como Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un conductor profesional de 31 años y de origen tunecino, cuyo apartamento en el sector norte de la ciudad ha sido escenario de un registro policial en las últimas horas.

Según el diario local ‘Nice Matin’, Bouhlel es el titular del carné de conducir que la Policía encontró en el interior del camión, al volante del cual mató a 84 personas durante la celebración el jueves por la noche del Día de la Bastilla.

Bouhlel, casado y padre de tres hijos, estaba fichado como delincuente común pero hasta ahora no se tenía constancia de que se hubiera radicalizado en una red terrorista. Había sido detenido recientemente tras un altercado tras un incidente de tráfico, según el periódico ‘Le Monde’.

Fuentes de seguridad tunecinas citadas por la agencia de noticias Reuters han asegurado que no tenía ningún antecedente penal en el país norteafricano.

Según estas fuentes, Bouhlel nació en la localidad tunecina de Msaken, unos diez kilómetros al sur de la ciudad costera de Susa. La última vez que visitó su país de origen fue hace cuatro años, aunque no hay constancia de cuándo dejó de vivir en Túnez.

EL VEHÍCULO

El camión usado en el ataque, según ‘Nice Matin’, fue alquilado por el propio Bouhlel el miércoles, poco más de 24 horas antes del atropello, en una localidad limítrofe de Niza, y la Policía ya ha iniciado una búsqueda para encontrar a posibles cómplices.

Bouhlel iba armado con una pistola de calibre 7,65 milímetros y las fuerzas de seguridad francesas han localizado en el interior del vehículo tres armas de plástico, así como una granada que han descrito como “inactiva”, informa ‘Le Monde’.